“-Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca-protestó Alicia.
-Oh, eso no lo puedes evitar -repuso el Gato-. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
-¿Cómo sabes que yo estoy loca? -preguntó Alicia.
-Tienes que estarlo afirmó el Gato-, o no habrías venido aquí.”

“Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas”, Lewis Carroll.

lunes, 2 de mayo de 2016

Batman vs Superman



Cuando salí de las salas de cine hace unos años, después de ver Man of Steel, tenía el firme propósito de escribir sobre lo mucho que me gustó la película. Bueno, pasó el tiempo y no lo hice, y si lo hice ya no me acuerdo y me da lata buscar. Disculpen mi desfachatez.

Así que luego de ver Batman vs Superman, no me quedaba de otra que saldar la cuenta. Y más luego del aluvión de malas críticas que tuvo la película. Injustificadas a mi humilde entender.

Batman vs Superman es un blockbuster. No tiene intenciones de ser una obra maestra del cine (eh, las de Nolan son buenas, pero no jodan, que casi arruinaron la continuidad del universo gótico tanto en TV como en comics). Y para ser una película de juntar vacas para la taquilla, está muy bien. De hecho, está genial para cualquiera que haya crecido viendo las series animadas de Warner, que haya disfrutado a Bruce siendo el mejor amigo de Harvey antes de ser Doble Cara (afroamericano). Para cualquiera que haya despertado la mañana de los sábados para asistir a ver a Clark Kent (morenito) investigar su propia muerte, o a Luisa Lane con su fríos ojos azules cazando a Lex Luthor pelón y megalómano. Es una delicia pensando en La liga de la Justicia y La Liga de la Justicia Ilimitada, con todos esos héroes, llenos de defectos y de virtudes, disfrazados con la última tendencia en cortinas rebajadas o banderas si uno tiene imaginación. Pensando en que en un universo paralelo al nuestro hay metahumanos con superpoderes.

Y si, uno delira viendo a la Wonder Woman, misteriosa, hermosa y delicada… dando sopapos a diestra y siniestra.

A cualquiera que vaya al cine sin pretensiones medio energúmenas, le vaticino unas horas geniales. Allí están nuestros héroes y nuestros villanos, ahí hay locura y redención, ahí hay amor, desesperación y coraje. Y consecuencias.

“Este mundo no te deja ser bueno”, dice en algún momento uno de los protas.

Y la cosa real es que a veces sí te deja, pero hay que tener espalda para bancársela, porque somos responsables de cada decisión que tomamos.


¡Besos a todos!

2 comentarios:

  1. Me alegra mucho pillarte por estos lares otra vez, que mucho ha pasado desde tu último post. Extraño tus textos y tu visitas a mi Cubil; quizás lo que más echo de menos es tu visión femenina y feminista de fangirl culta.
    Por otro lado, escogiste un "polémico" filme para regresar, que me agradó y al cual también le dediqué su espacio en mi propio blog (sigues teniendo un gusto refinado, je).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, gracias! Mirá que si no me dejabas ese comentario, de haragana no escribía el post.
      Gracias! Pronto me doy una vuelta por tu blog ;)

      Eliminar