“-Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca-protestó Alicia.
-Oh, eso no lo puedes evitar -repuso el Gato-. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
-¿Cómo sabes que yo estoy loca? -preguntó Alicia.
-Tienes que estarlo afirmó el Gato-, o no habrías venido aquí.”

“Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas”, Lewis Carroll.

sábado, 21 de mayo de 2016

Peaky Blinders.


Tommy, el chico de los ojos abismales.
Hace tres años descubrí una serie con Cillian Murphy, gracias a tumblr. Vi unos edits muy lindos, sobre una serie ambientada. Investigué y encontré a Peaky Blinders, OH SORPRESA!

La serie es creada, producida y escrita por Steven Knight.  Se basa en las vicisitudes de la familia Shelby y en cómo escalan en el bajo mundo de los negocios, y luego de tres temporadas, su inevitable incursión en la cara “legal” de estos. Ambientada a principios de la década del 20, en nuestro vecino siglo pasado, en Birmingham durante el período de entreguerras. Hay política, intrigas, juego de espías, algún que otro lio de faldas, y también sangre (aunque no tanta, gracias al cielo, ya estoy medio cansada del gore).

La piedra fundamental de este drama de la BBC Two es Tommy Shelby (Cillian Murphy), el patriarca de mirada astuta y fría. Cillian hace un trabajo fenomenal, con esas facciones pétreas y ese aire impasible, que podría dificultar una buena caracterización, pero que con él es imposible. Con una mano diestra nos muestra una gran cantidad de vívidas emociones, que no solo nos hace empatizar con su personaje, sino también redimirlo de sus pecados y seguirlo en sus aventuras.

Es una buena serie, con una banda sonora genial, con un reparto de actores que nos hacen querer ser parte de la familia (cuando las cosas no están feas, claro).

Y cómo no querer ver esta serie, si esta tía Polly, uno de los personajes femeninos mejor escritos que he visto en un tiempo. Con los hermanos Michael y Arthur( no saben lo bello que es Arthur como personaje), el primo Michael (sociópata de cuna, pero educado), y las apariciones especiales de Sam Neill, Charlotte Rilley  o Tom Hardy entre otros.


Véanla, si les gusta la elegancia en detalles, los ladrones, comunistas y espías, en una Gran Bretaña convulsionada por la pasada Primera Guerra Mundial, la intolerancia de su sociedad y el futuro que se acerca a pasos agigantados.

Toda la familia reunida.

lunes, 2 de mayo de 2016

Batman vs Superman



Cuando salí de las salas de cine hace unos años, después de ver Man of Steel, tenía el firme propósito de escribir sobre lo mucho que me gustó la película. Bueno, pasó el tiempo y no lo hice, y si lo hice ya no me acuerdo y me da lata buscar. Disculpen mi desfachatez.

Así que luego de ver Batman vs Superman, no me quedaba de otra que saldar la cuenta. Y más luego del aluvión de malas críticas que tuvo la película. Injustificadas a mi humilde entender.

Batman vs Superman es un blockbuster. No tiene intenciones de ser una obra maestra del cine (eh, las de Nolan son buenas, pero no jodan, que casi arruinaron la continuidad del universo gótico tanto en TV como en comics). Y para ser una película de juntar vacas para la taquilla, está muy bien. De hecho, está genial para cualquiera que haya crecido viendo las series animadas de Warner, que haya disfrutado a Bruce siendo el mejor amigo de Harvey antes de ser Doble Cara (afroamericano). Para cualquiera que haya despertado la mañana de los sábados para asistir a ver a Clark Kent (morenito) investigar su propia muerte, o a Luisa Lane con su fríos ojos azules cazando a Lex Luthor pelón y megalómano. Es una delicia pensando en La liga de la Justicia y La Liga de la Justicia Ilimitada, con todos esos héroes, llenos de defectos y de virtudes, disfrazados con la última tendencia en cortinas rebajadas o banderas si uno tiene imaginación. Pensando en que en un universo paralelo al nuestro hay metahumanos con superpoderes.

Y si, uno delira viendo a la Wonder Woman, misteriosa, hermosa y delicada… dando sopapos a diestra y siniestra.

A cualquiera que vaya al cine sin pretensiones medio energúmenas, le vaticino unas horas geniales. Allí están nuestros héroes y nuestros villanos, ahí hay locura y redención, ahí hay amor, desesperación y coraje. Y consecuencias.

“Este mundo no te deja ser bueno”, dice en algún momento uno de los protas.

Y la cosa real es que a veces sí te deja, pero hay que tener espalda para bancársela, porque somos responsables de cada decisión que tomamos.


¡Besos a todos!

domingo, 3 de enero de 2016

Un mundo de espías.


Daniel Craig encarnando al mítico espía.

Vengo a recomendarles unas cuantas pelis. Sí, lo adivinaron. Tienen que ver con espías.
Ta vez haya sido que fue divertido ir al cine a ver la última de Bond o que me topé sin querer con un excelente fic de Miss M, protagonizado por un personaje de las películas de Bourne. Sea lo que sea, son mi nuevo interés de temporada.

Hoy voy a hablarles de una película en especial. Empecemos por lo más nuevo:

Aunque cuando era chica me gustaban las viejas películas de James Bond, estoy bastante agradecida por la modernización de la saga con las cuatro películas protagonizadas por Daniel Craig. Particularmente creo que las dos primeras son geniales en cada detalle, pero como hay que seguir la pista de la historia, la tercera y la cuarta están pasables. De hecho, fui al cine a ver Spectre.

Lo sé. Bond es uno de los personajes más dañinos para la imagen colectiva de la igualdad de género, al convertirse en el estereotipo de lo que todo hombre debe y quiere ser. Me explico, es un asesino, misógino de mierd…

La cosa es que soy consumidora del cine de aventuras y de misterios, así que no puedo pasarme por alto la saga. Además, hay mucho candy eye, y soy terriblemente humana. Otra cosa es que sicológicamente es fascinante como un antihéroe sicópata se ha enraizado a tal grado en la conciencia popular. Y adoro a Moneypenny. Disculpen.

Cuanto más avanza la saga se vuelve más clásica. Por tanto si Casino Royal se instaura como el renacimiento de Bond y su saga, Spectre es el epitafio de una era. Si no cambias, mueres. Es la regla de la evolución. No es el más fuerte el que sobrevive, sino el que logra dejar un legado antes de que se lo lleve la parca. Así que no solo se despide Craig (con interesantes declaraciones contra las típicas opiniones fanboy del fandom), sino se reinicia la búsqueda de un nuevo Bond. Pero ¿el mundo quiere un verdadero cambio? Solo lo sabremos si el próximo 007 es negro o una mujer. Después de todo la sicopatía tal vez afecte en mayor medida a hombres de la población caucásica, pero no es un trastorno que discrimine a los demás.

Veredicto: Recomendada.

Concejo: se disfruta si se perdona que sea la menos realista de las cuatro.