Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2015

Madness.

¡¡¡Hola, hola!!!
He vuelto.
Bien, no tengo las manos vacías. Traigo una linda recomendación para estómagos fuertes y cerebros ágiles. O bueno, para cualquiera que le guste atragantarse con pororó (llámese pochoclo o palomita de maíz en otros lares).
Tratando de recuperarme del WTFFFFFF(¡!) de GOT, y del WTF menor de Avengers (Natasha-eyeroll-seriouslly?), fui a refugiarme en los brazos de  Lucy, Mad Max, Babylon 5… Eh? Sí, Mad Max.
Recuerdo vagamente haber menospreciado Mad Max (1979), sin entender qué tan excitante era una película con arena, autos viejos y el típico héroe con familia que busca venganza. Ahora pienso que si la veo de nuevo estaré apuntando con dardos que alerten “mujer en el refri” con voz de computadora y luces de sirena.
Recuerdo haberme divertido más con el gore y el frenesí de la segunda, Mad Max: The road warrior. Las niñas no deberían ver esas cosas. Definitivamente, je je.
Luego llegó la tercera, y todo lo que podía pensar era en lo aburrido que es tener a T…

Game of Thrones y ASOIAF, la máquina de spoilers.

En estos días hemos tenido notorias noticias sobre la serie de Game of Thrones y sobre los libros en los que se basan, mi muy querida saga ASOIAF. No pensaba pronunciarme sobre eso. Pero ante la avalancha sospechosa de información siento como si alguien me hubiera lanzado el guante blanco y no me queda más remedio que hacer una réplica por mi honor de fan freaky.

Bueno, empecemos por la absurda idea de que los productores de la serie no ven las cosas que se postean por internet. Nadie supone que lo hagan personalmente. No dudo que haya mucha gente dispuesta a hacer ese trabajo y con mayor razón si le pagan. Lo molesto radica en la razón aducida: las críticas de los lectores. Bueno, nunca me había sentido como el “dolor de trasero” de nadie, pero empiezo a sentirme orgullosa de ello.

Lo curioso es que la principal plataforma de publicidad de la serie siempre ha sido la red. Y lo que ya raya en lo vergonzoso es que últimamente la táctica de publicidad de GOT es la polémica. Y esto emp…

Such fun, Miranda, such fun

Quiero recomendarles una serie muy divertida. Consta de solo tres temporadas con un total de veinte capítulos, pero en ellos desborda la imaginación, la diversión y las carcajadas.

Les hablo de Miranda Hart.

Esta sitcom británica o comedia de farsa (según su misma autora) vio la luz allá por 2009, escrita y protagonizada por la comediante originaria de Torquay , Devon , Miranda Katherine Hart Dyke, mejor conocida como Miranda Hart .

En cada capítulo observamos las peculiaridades de la vida de esta mujer fuera de lo común, pues Miranda sobresale notablemente a pesar de que la naturaleza se empeñó en no favorecerla en casi nada. Con una altura de metro ochenta y cinco, una complexión bastante gruesa y una cara un tanto “frey”, es más fácil confundirla con un “sir” a primera vista. Y tal vez a segunda. Además de eso, su cualidad más natural es la torpeza ilimitada y la diarrea verbal. Por si fuera poco tiene treinta y cinco años, está completamente soltera y medio desempleada (después d…

En la mañana del Dulce jueves, el sol le hizo una jugarreta...

Existen escritores y escritores… y luego está Steinbeck.

Hoy voy a hablarles de un par de novelas que no deben faltar en la biblioteca de nadie. Pero para eso, tengo que contarles cómo me encontré enamorada de su autor, el laureado con el Nobel, John Steinbeck.
Verán, mi adolescencia lectora inició en la biblioteca del colegio, cuando yo tenía 13 años, con Louisa May Alcott y su "Mujercitas". Aquella biblioteca siempre estuvo notablemente surtida de clásicos, así que pronto me vi adsorbida por diversos géneros y estilos. Aunque nunca llegué a leer todos los volúmenes que allí se encontraban, pude nutrirme bastante.

Yo tendría 16 o 17 años cuando encontré una novela llamada "Dulce Jueves". No conocía al escritor, pero decidí darle una oportunidad. Luego de las primeras páginas, supe que me había enamorado. El amor literario es muy serio cuando uno es adolescente. Es un sentimiento que nunca se va.

Como no tenía internet, busqué en mi viejo Larousse ilustrado. Y allí co…