“-Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca-protestó Alicia.
-Oh, eso no lo puedes evitar -repuso el Gato-. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
-¿Cómo sabes que yo estoy loca? -preguntó Alicia.
-Tienes que estarlo afirmó el Gato-, o no habrías venido aquí.”

“Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas”, Lewis Carroll.

domingo, 1 de junio de 2014

De monstruos, hombres y dioses... (II).

"Cuando alguien dice que quiere ver a todo el mundo muerto, las cosas no van a ir muy bien".

Atte.,

Mi mamá


He esperado mucho para usar este gif :)


Sí, volví.
Pensaron que no cumplía mis promesas de hacer segunda parte?
Bueno, ya se que que tengo lista de cosas que no he cumplido... pero las cumpliré. Ya verán.
En fin,  vamos a lo que nos toca, la reseña:





La gran puesta en escena en la capital del reino inicia con una de las reuniones del concejo. Observamos a Oberyn quejándose del horario de su nuevo trabajo, que por si olvidábamos, era ser parte del Concejo Real, como Maestro de “algo” que ni él ni nosotros sabemos. Tal vez Tyrion lo habría podido precisar, ya que fue quien arregló el acuerdo con los dornienses. Un puesto para un Martell a cambio del compromiso de Myrcella por el príncipe Trystan, heredero al trono de esas tierras lejanas.

Se discuten tres temas importantes:
-la traición del Perro a la corona (Fuck the King ya debería ser un grupo de rock metal ahora)
-El inicio del Juicio contra Tyrion.
-Danny y sus bebés dragones.

Con respecto a esto último, se entiende perfectamente que los movimientos de Daenerys no son desconocidos para el juego político de los Siete Reinos, Tywin está muy al tanto, como ya vimos en capítulos anteriores, y Cersei parece manejar también la información desde hace tiempo.
Además la idea de “dragones bebes” no parece causar escepticismo.
A la palestra tenemos una breve conversación que nos recuerda que Ser Jorah traicionó a su reina en temporadas anteriores. Esclavista, espía, traidor, cambiacapas… mmm… pobre Ser Jorah, y conste que nos cae bien. Cuando le caiga el peso de la justicia, que creo será en esta temporada, las va a ver negras.
Ahora… cada vez que un personaje hablaba en la escena, en el siguiente cuadro aparecía Oberyn. Oberyn pensando, Oberyn frunciendo el seño, Oberyn cavilando, Oberyn mirando, Oberyn etc., etc., etc., pobre muchacho, nos lo meten por los ojos. Y a propósito, porque no creo que toda esa información se la vaya a enviar a su hermano Doran, para futura subtrama. O sí?
Plus: Oberyn lanzándole “la mirada” a Cersei.

Como le tengo ganas a ese par. Y en ganas se quedará, creo yo.
En la escena que sigue volvemos a tener a Oberyn, pero esta vez con nuestro viejo conocido Varys, que a falta de Meñique, tiene que buscar a alguien más para sus enfrentamientos dialecticos. Otro pedacito de la vida de la Víbora Roja para dibujar más de su personalidad apasionada, y de paso la reafirmación de que Varys persigue el poder. Ese Trono está más maldito que el “precioso”.
Ahora, eso de la ausencia del deseo, traducido en seco, me recuerda un poco a las enseñanzas de Buda (ya se, Varys se parece a Buda, pero no fue por eso). Solo que en castellano debería aclararse que lo que Varys piensa es el principal causante de todos los males es el “deseo sexual” o la lujuria, porque sus pretensiones al Trono (cuya naturaleza conocemos apenas) no lo exime de sentir deseo en sí. 
Y hablando de Meñique, muchas de las discusiones que este y Varys han tenido en la serie, me recuerdan al discurso de Eco en "El nombre de la rosa", sobre el "conocimiento" como arma, y la ambición como fuerza destructura. Los hombres son destruidos por sus pasiones, pero dentro de esas pasiones la busqueda del poder resulta ser la mas estrepitosa de todas.

Plus: si bien Varys se une a la “diversidad” de GOT, siendo asexual, Ellaria goza su bisexualidad, alojada en el burdel. No, en serio, Oberyn lo dijo, hay que ir a visitar a Ellaria al burdel. En qué mundo vivimos, dice la septa que me educó.

frikarte.com
Acto seguido tenemos el juicio.
Jaime va a buscar a su hermano para llevarlo a la sala de audiencia. El gesto más significativo consiste en esposar a Tyrion, quien parece resignado a su situación.
El salón del Trono sirve de juzgado improvisado, vemos a las personas que asisten sentados a ambos lados del pasillo que lleva al estrado donde Tyrion permanecerá todo el tiempo. Cersei y  Margy estan de luto, sentadas en lugares diferentes y vemos a los jueces, en sus respectivos puestos: Mace, Tywin y Oberyn.
Alguien le grita “Matarreyes” al enano. No es por nada, pero en mi mente, Jaime retrocedería un paso para sacarle sangre al osado que se atrevió a soltar el insulto, pero claro, eso no es de lo más inteligente que uno puede hacer en estas circunstancias. Por eso digo, que solo pasó en mi mente.
Lo que sí pasa es que el hermoso Tommen hace su discurso, recitando cada palabra como corresponde a un buen rey, y sale de la habitación, recibiendo una mirada de comprensión por parte Tyrion, el que fuera su tío preferido,  y otra de “bien hecho” de Jaime, el que pronto será “Ser tío” para todos los efectos.
Sabemos que el juicio es una farsa, y los testimonios no nos hacen creer lo contrario. Cierto que esto se parece mucho al proceso abreviado que sufrió Tyrion en el Nido de Águilas,  solo que en vez de que alguien grite “quiero ver al hombre malo volar” aparecen papá león y hermana leona rugiendo por lo bajo.

Dos puntos importantes:
-          -Cuantos collares como el de Sansa existen en Desembarco? Como es que no se perdió el que tiraron con Ser Dontos? Como es que encontraron a Ser Dontos? Estos son mejores que los de CSI las Vegas.
-         - En reiteradas ocasiones se enfoca a Margaery durante el Juicio. Y es porque ella sabe la verdad. Al hacer patente su presencia y molestia durante el proceso, parte de la culpa de la injusta situación de Tyrion se transfiere a ella, al menos, a mí parecer. Ella es la única que sabe la verdad, y no hablará. En el libro, la “ausencia” de Sansa se vuelve tan molesta, que muchos incluso la culparon de los problemas del enano, lo que contrasta con lo planteado por la serie, y eso me parece un interesante acierto.

primaveradelospueblos.wordpress.com


Plus: Cersei hablando de “lascivos actos”… sí niña, tú que sabes de esas cosas, háblanos de esa clase de actos, queremos descripciones!

En el breve interludio, Jaime intenta negociar la vida de Tyrion, dándose cuenta (al fin, rubio, que te tardaste un poco), de que todo es un teatro en donde lo que menos se busca es la justicia.
Frase memorable: Salvé a mi padre para que mate a mi hermano?
Ironías de la vida…

clothospindle.tumblr.com

En cuanto a las clausulas del trato entre Jaime y su padre, este acepta perdonar la vida de Tyrion, enviándolo al Castillo Negro, previa confesión, a cambio de que Jaime deje la Guardia Real y se ponga a hacer herederos. Muchos herederos.
No hay que decir que tenemos una lista corta de candidatas. O debería decir “alta” lista?
Aunque la idea parte de Jaime, la celeridad con que Tywin dice “hecho” me arrancó una buena risa y una cara de desmayo del pobre rubio que necesité repetir el cuadro unas tres veces, más o menos.
Yo soy de las que creen que si fue buena idea que trajeran a Jaime antes de la Boda Purpura, mas que nada porque quería interacciones con Tyrion. No fue definitivamente lo que esperaba... pero, lo que mas me llamaba la atención era el poder verlo en el juicio, porque en los libros, para Tyrion su hermano mayor no existe prácticamente en esos duros días. Envontré este meta muy interesante al respecto :

"What Jaime didn’t do after his return to KL"

frikarte.com
El problema es que Shae les agua la fiesta a todos.
Aparece “súbito” como dicen los italianos, y con una sarta de medias verdades, tergiversaciones y mentiras más podridas que las lanzadas por todos los testigos anteriores y le da a Tyrion un golpe moral y emocional nefasto.
Aquí es donde tengo problemas. Todo este desarrollo me encantó, desde la reunión del concejo hasta el trato de Jaime. Pero la actitud de Shae y la de Tyrion no me cuadraron.
Gustó mucho la escena final por lo canon que era con respecto al libro, pero con respecto a la serie a mi me pareció un tanto absurda.
No tiene sentido que Shae traicione a Tyrion por sentirse “herida”. Se entiende que ella ha sido coaccionada para testificar, pero las recriminaciones nada sutiles que le hace a su amante no tienen sentido.
La Shae de los libros siempre fue más superficial y arribista, y siempre supimos que su cariño hacia Tyrion no era sincero (es que era tan obvio...aunque supongo que mas de uno habrá pensado que ella debía estar "agradecida" por la "bondad" de su cliente). La Shae de la serie en más de una ocasión demostró profesar amor por el enano, y para más aditamento, también desarrolló una relación amistosa con Sansa. Esta Shae siempre fue más inteligente, cálida y sensible que su contrapartida de los libros. Qué sentido tiene aparecer bajo el cliché de la mujer despechada para joderle la vida a un amante desconsiderado?
En los libros ella era más joven, y además, a pesar que de tener cierta influencia sobre Tyrion, éste la maltrató y la golpeó en una ocasión (me falla la memoria si fueron más veces), y fue obvio que la situación dejó claro el tipo de relación que tenían. No me imagino a esa Shae enamorada de un hombre capaz de maltratarla, para dejar claro quién pone los puntos sobre las íes. Esa muchacha nunca pensaría en tener una relación “real” con Tyrion. Además, en los libros, Shae tiene un vinculo mucho más estrecho con Varys, lo que no me cabe duda, le permitió hacer ciertas amistades, y para corolario, Tyrion mandó asesinar a uno bardo amigo de la chica. Claro, me pueden decir que algo así poco podría afectarle si se hubiera llegado a enterar. Pero es que no sabemos casi nada de ella, todo tiene que ver con los pensamientos de Tyrion, porque es su versión de la historia.
Sí, es una mujer desagradable, una puta traidora. Pero al fin y al cabo, una puta. Y su trabajo es sobrevivir, no darles limosna a hombres con carencias afectivas.
Así que no es tan sorpresivo que la Shae del libro traicione a su amante. Pero la de la serie no me cuadra para nada. Y no sé si me cuadrará en los siguientes capítulos.
Y luego tenemos el discurso de Tyrion. Creo que eso se llama ser pasivo-agresivo.
Vemos al enano totalmente resignado a su suerte, pero una vez que aparece Shae y testifica estalla en un arrebato de ira poco común en él. Un arrebato de ira inútil, estúpido, pero claro, emocional… que resulta en el fondo tan infantil como las razones de Shae.
Nosotros sabemos que Tyrion en los libros ha sufrido un gran deterioro desde la batalla de Aguasnegras.  Además, conocemos de su rencor y de la amargura que iba alimentado, producto de la discriminación y el ambiente soez en el que se desenvuelve. Pero en la serie, Tyrion resulta ser un buen tipo, fiestero y bocón. Tiene una linda novia, una linda esposa y una linda cara, a excepción del odio confeso de su hermana(un poco light todavía) y su padre (nada light), no hay por donde agarrar todo el resentimiento de este muchacho hacia los demás.

A lo Bronco: "ORO, tu me has cambiado por ORO..."

Ya sé, ya sé, me van a decir que cómo si lo van a matar, cualquiera reaccionaría así, pero no sé, a mi no me convence. Ese no es el Tyrion de la serie. Por primera vez me pareció demasiado canon como para que me creyera el cuento. Por lo que coincido plenamente con la Pili.
Así que al final, Jaime no va a casarse, pucha digo, yo que ya le hablé a la modista para hacerme el vestido de madrina. No hay derecho…

Qué bueno que después vino el capitulo siete.
Otra reseña atrasada! No importa, hoy hay nuevo capítulo!
Saludos gente!
Hasta a próxima!