“-Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca-protestó Alicia.
-Oh, eso no lo puedes evitar -repuso el Gato-. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
-¿Cómo sabes que yo estoy loca? -preguntó Alicia.
-Tienes que estarlo afirmó el Gato-, o no habrías venido aquí.”

“Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas”, Lewis Carroll.

domingo, 11 de agosto de 2013

Flujo de Neutrones por Arthur C. Clarke.


La única manera de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá, hacia lo imposible.
Arthur C. Clarke



La vez pasada conseguí en una tiendita de libros usados un compendio de cuentos breves de Arthur C. Clarke, y dado que últimamente me sentía con ganas de meterme de nuevo a la ciencia ficción, cargue con el libro en mi cartera por dos semanas, y leí los cuentos con el traqueteo del ómnibus. Ojalá alguna vez se inventen algún tipo de transporte público mejor aquí. No solo porque la última huelga casi dejó en quiebra al estado, sino porque sería bienvenido algo como el metrobús para hacer más viables y humanos estos viajes diarios. Que digo el metrobús, se aceptan tranvías, trenes, naves voladoras o lo que sea…Dentro de dos años probablemente con tanto coche en la calle será más rápido andar en bicicleta.

Recuerdo que en el colegio mi preferido era Verne con su llamada literatura de anticipación. Amé “A la caza del meteoro”, particularmente. Luego le preste más atención a Isaac Asimov, y otros autores que llegaban a mí esporádicamente a través de relatos cortos y cuentos.

La ciencia ficción es un género literario, cinematográfico y comiquero, que describe el desarrollo humano desde los diversos puntos de vista que las diferentes ramas de la ciencia permiten, enfatizando la repercusión del progreso tecnológico en la evolución de la especie, desde la perspectiva biológica y social.

Aunque en un principio fue considerada como un subgénero elitista, luego de la segunda guerra mundial, su penetración en el gran público le valió el título de “literatura de masas”, sin sacudirse la etiqueta de “subgénero” o género menor, y con no pocos cuestionamientos a su calidad literaria.

La ciencia ficción tiene mucho en común con la literatura fantástica, y una de estas características compartidas es el hecho de que engrosa las filas de la literatura infantil y juvenil, y de que incluso, cuando se estudian los anales de su creación, se habla de orígenes tan primitivos y estrafalarios como la Alfombra Mágica en los cuentos persas o los inventos míticos de Dédalo en la imaginación grecorromana. Muchos consideran que la hazaña de este género fue reemplazar la “cosa mágica” por la “cosa científica”.

Pero para hablar en serio de la ciencia ficción hay que tener en cuenta que existen dos vertientes: la sci-fi dura y la blanda. La primera se vale del rigor científico, estructurando con mayor cuidado la “forma”  en el relato, para dar validez a la especulación dentro de parámetros verosímiles. La segunda, en cambio, se aboca al desarrollo humanista de una obra, es decir, al “fondo”, donde tiene predominancia el efecto del avance científico en los individuos de la especie o en la especie misma.  Un escritor de esta rama no necesita tener conocimientos muy profundos sobre un área específica para desarrollar su obra. Claro que un autor puede valerse de ambas categorías en mayor o menor medida para sacar partido, dependiendo de las necesidades y la coherencia de la historia. Después de todo, somos seres humanos que andamos pintando rayas con el insano deseo de cruzarlas todo el tiempo.

Aunque últimamente lo “científico” de una historia puede ser también una mera excusa para abordar el tema central, como por ejemplo, escribir sobre una máquina del tiempo, como vehículo a un punto donde se desarrollará el argumento, sin que importe mas allá de ser una herramienta, que tal vez hasta nos parezca eventual.

Arthur C. Clarke, nacido allá por 1917 en Somerset, Inglaterra, físico, matemático, astrónomo aficionado y escritor, se desarrolló dentro de la línea dura, más que nada por su misma formación científica. Entre sus obras más conocidas se encuentra la trilogía de “Rama” y “2001: Una odisea espacial” (de la que también parte una saga). Enuncio tres leyes, una de las cuales inicia este post. Y decidió, que como Newton, no necesitaba enunciar otras más.

El trailer de la película basada en la obra de Clarke.
Nop, no la vi... aun!


“Flujo de neutrones” comprende siete relatos cortos, rematados sin demasiado efecticismo, pero de forma bastante eficaz. Los tres relatos más interesantes a mi parecer son: “Cruzada”, “El cielo cruel” y “Transito a la tierra”.

En "Cruzada", podemos ver de cerca un mundo en donde el único tipo de vida que emerge no es orgánica (realmente fue mi preferido). “El cielo cruel” nos describe las peripecias que deben llevar a cabo dos científicos ante un invento que revolucionará la faz de la tierra… o bueno, la faz de los cielos, sería más correcto acotar. Y en “Transito a la tierra” presenciamos la maravilla de un fenómeno astronómico, y su terrible e inquietante costo. Las tres historias son solo puertas a la psique humana, que con sencillez escarban en nuestras creencias más profundas o más simples.

Clarke escribe con pluma segura sobre mundos fascinantes, en donde la naturaleza y la tecnología habitan en constante puja, y en donde sus personajes se desarrollan llenos de arrogancia y de confianza, tal vez excesiva, en su racionalidad. La mayoría son hombres de ciencia, acostumbrados a ver el universo a través de logaritmos. Es esa visión particular y única la que llega a nosotros, esa descripción en donde la ciencia emerge, no como una verdad redentora o mesiánica, sino como pura expresión de la ambición humana. Hay una búsqueda de la grandeza que se esconde tras los engranajes de cohetes espaciales y los cálculos de las orbitas planetarias. Aun así, los demonios de la imaginación no pueden exorcizarse, y todavía se conservan resquicios de una primitiva necesidad de aferrarse a ese costado mítico, a esa parte de nosotros que prefiere explicar lo que escapa a nuestro entendimiento con el pensamiento mágico.

Así que les recomiendo el libro, para leer en dos pestañazos. Después de todo, la ciencia ficción siempre me ha parecido una llave hacia la conciencia de nuestra especie sobre su propósito en el universo, y sobre el significado de lo que entendemos como nuestra “humanidad”, como cualidad profunda, definible por reglas que trascienden lo puramente biológico o físico.

PD: por cierto gente... les solicito cordialmente que se unan a mi en facebook y twiter, si les gusta Juego de Tronos y Canción de Hielo y Fuego, siempre habrá información, y si la verdad les tiene sin cuidado, no se preocupen, también habrá info de otras series, películas y libros que me entretengan. Un saludo... y como dicen los vendedores ambulantes que se suben a los ómnibus "gracias por su atención".


11 comentarios:

  1. ¡Felicitaciones, Damablanca, pues has escrito un bello texto donde has sintetizado muy bien lo que es la ciencia ficción, como en qué consiste en general la obra de ese importante escritor que es Clarke! Hace años que no leo a este caballero y en verdad tengo una deuda pendiente con él, luego de tanto momento memorable que me dio con sus lecturas . Veo que lees a Chesterton.,,¡Ese caballero fue otro inglés increíble! (ya le he dedicado un trabajo en mi blog!); así que esperaré con ansias tu nueva entrada (como bien me pasó con esta que acabo de disfrutar).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elwin, en uno de los cuentos aparece un Dr con tu nombre =)
      Dejé a Chesterton en el primer cuento, tengo que seguir.
      De Clarke conseguí uno de los libros de la trilogía Rama, cuesta un poco conseguir ciencia ficción por acá, a lo mejor tengo que hacer un pedido especial, como hice con la saga de Canción. Voy a hacer unas entradas sobre unas cuantas pelis y luego vuelvo a los libros. Saludos=)

      Eliminar
  2. Ahora no es fácil distinguir (y aun hay problemas en ellos) entre fantasía y ciencia ficción porque ambos se han vuelto géneros cuasi respetables que un adulto puede leer abiertamente. Hubo otras épocas en que lo fantástico tuvo cierta trascendencia, pero a partir del Siglo XX, la ciencia ficción adquirió preponderancia y con ello respetabilidad. Yo que crecí viendo series y pelis de CF (incluso existía un subgénero “novelas de anticipación) pude notar su evolución de marcianos malos a alienígenos buenos, de futuros fantásticos tipo Supersónicos a distopias apocalípticas. Como parte de esa ola fue una serie de programas de televisión tipo documental e incuso Arthur Clarke prestó su nombre para uno que se llamaba “Arthur Clarke’s Mysteries” y que era lo típico (triangulo de las Bermudas, extraterrestres, criptozoologíaect.) Me tomó tiempo descubrir que además de hombre de ciencias era novelista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ciencia ficcion llegó a mi a traves de las series animadas, los superheroes, series como Nacion Alienigena, X-files, peliculas sobre alienigenas, viajes en el tiempo, viajes espaciales, etc.
      El problema con las series y las peliculas siempre ha sido el mismo, simplificar la trama hasta el punto que el argumento no te haga pensar en nada en absoluto. Debe ser por el costo de los efectos especiales. Por ejemplo, en una peli de sci-fi lo mas que se espera es que sea una peli veraniega, que los efectos apabullen al espectador a tal punto que eso le de propaganda para correr la voz y tener ganancias, caso Avatar, o las últimas pelis de superheroes o incluso el mentado cine catastrofe. Todo se reduce demasiado a bombasos.

      Eliminar
    2. Yo creo que el mejor cine de CF, y era estrictamente clase "B", fue el de los 50's, pero de ahi vienen pelis que se siguen reversionando como La Invasion de los Ladrones de Cadaveres, The Day the Earth Stood Still y mi favorita "Me casé con un monstruo del espacio". Esas tenían argumentos profunods.

      Eliminar
    3. O la Mítica La Guerra de los Mundos? O Metrópolis? O el cine japones en el que se basó Lucas para su Guerra de las Galaxias? Hay tanto que ya se ha hecho, y a nosotros nos dejan blockbuster ;)

      Eliminar
    4. Esa guerra de los mundos de Gene Barry es muco mejor que la de Tom Cruise (y la heroina es bibliotecaria) Metroplis es caso aparte, hoy es clásico, pero el cine de CF de los 60's es solo para los que lo vuelven culto. Triste que se haya perdido. Y no slo los alienigenos, no hay nada más terrorifico que los monstruos gigantes sobre todo los cangrejos de Roger Corman.

      Eliminar
  3. Hace tanto que no paso por Clarke! Gracias por recordármelo...!
    Has dado justo en la clave por la cual me gusta la ciencia ficción: esa pregunta por qué es lo humano... cómo se define, si es meramente una cuestión biológica, o si son otros los parámetros para hablar de humanidad. Imagínate que, como profe de Historia, la definición del "otro" es algo que me vengo encontrando a cada rato... el "otro" en el espejo, lo que le pasaba a los hispanos medievales frente a los musulmanes... después les pasó al llegar a América ( y los ríos de sangre que costó...). Resulta que el extraterrestre es el gran "otro"... imposible no repreguntarse por lo humano cuando se está ante tales perspectivas... interesantísimo, la ciencia como excusa para el viaje a las profundidades de nuestra propia condición...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he sido medio loca, y apostaría cualquier cosa a que hay vida en algun punto del universo con mas seguridad de lo que puedo creer en la vida en el mas allá =)
      Se dice que el 10% de los sistemas solares del universo son como el nuestro, así que por qué no?
      Diste en clavo tambien con las historias de conquista. El encuentro entre "civilizaciones". La que se arma con el encuentro de las especies jeje!
      Que es la humanidad en terminos etnicos? Una conjunción de pueblos que comparten el mismo tipo de ADN aunque nos esforcemos en vernos distintos, porque tenemos creencias, tonos de piel y sexo diferente? Que nos define como "humanos"? Nuestra racionalidad? Nuestra emotividad? Que vamos a hacer si nos encontramos con seres capaces de demostrar las mismas caracteristicas? Es apasionante.

      Eliminar
  4. Hola, Damablanca....¡Hace tiempo que no sé de ti! Espero que estés bien y pronto publiques algo nuevo. Te tengo una sorpresa: Te he considerado esta vez para el Premio Liebster Award. Más información en el siguiente en mi propio blog. Si accedes aceptar el premio y seguir esta cadena, te pido por favor respondas que has hecho tu entrada respectiva dejando comentario desde el post de mi blog dedicado a este premio. Cariños desde Chile.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elwin, como siempre, por acordarte ;)
      Si tengo un tiempito acepto el premio y las instrucciones, saludos.

      Eliminar