“-Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca-protestó Alicia.
-Oh, eso no lo puedes evitar -repuso el Gato-. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
-¿Cómo sabes que yo estoy loca? -preguntó Alicia.
-Tienes que estarlo afirmó el Gato-, o no habrías venido aquí.”

“Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas”, Lewis Carroll.

jueves, 14 de febrero de 2013

Un paseo por New Ámsterdam

Ay, Nueva York, como nos invita a soñar esa ciudad.


nuevayork.net
Antes de que los ingleses la nombraran en honor al futuro Jacobo II, duque de York hacia 1664, el asentamiento era una colonia holandesa, la más grande de América del Norte.  Establecida en el extremo sur de la isla de Manhattan, y al igual que la mayoría de las ciudades nacidas de la colonización europea, tuvo su origen en una fortificación,  patrocinada por La compañía Holandesa de la Indias Occidentales.  De Fort Ámsterdam pasó a llamarse New Ámsterdam, y con un aparente barniz de civilización, una negra historia de crímenes de lesa humanidad se fue desarrollando en contra de las tribus autóctonas de la isla.

experienciapersonal.es
Este es el punto de partida de una serie de la cadena FOX, emitida allá por el 2008, con tan solo 8 capítulos en la única temporada que vio luz, luego de un retraso que se debió a la tan odiada “huelga de guionistas”. El protagonista de esta serie es un soldado holandés llamado Johann van der Zee (Nikolaj Coster-Waldau), cuyo grupo interviene en la masacre de  un pueblo aborigen. Al oponerse intentando salvar a una de las mujeres pertenecientes a este pueblo, resulta herido de muerte. En retribución a su sacrificio recibe un don. Aquel que Gilgamesh jamás pudo obtener. Johann recibe la inmortalidad. La mujer que salvó era una chamana, que además de traerlo de nuevo a la vida le promete que volverá mortal cuando encuentre a la mujer con quien será uno, y podrá envejecer hasta que la Parca decida reclamarlo.

Luego de 400 años Johann se ha convertido en John, ya no es soldado, sino detective de policía en el Departamento de Homicidios de la ciudad de Nueva York, ha tenido más de 60 hijos y 600 mujeres y ha cambiado de profesión casi cada decenio, acompañado de un perro, el mismo perro unas 36 veces, como en un callejón de Macondo. Pero por sobretodo, jamás ha encontrado al verdadero amor.
fanpop.com

Ignoré esta serie durante mucho tiempo, porque se me presentó como otro policial más. Los motivos que me hicieron revivirla en tres días fueron muy obvios: NCW, "Juego de Tronos", y lo sobrenatural. Cuando supe que la serie trataba de un policía que tenía las habilidades de un Sherlock, pero sin los vicios que le heredó a House (al menos no los mas problemáticos), y con la increíble característica de que era inmortal, pues bien, me pregunté a mi misma que diablos estaba esperando, y me tragué y atraganté con los ocho capítulos que New Ámsterdam legó a la posteridad. Demás está decir que esto es un campo minado de spoilers, como es mi costumbre. Absténgase si de verdad quieren descubrir por su cuenta las sorpresas.

La serie maneja tres líneas argumentales, que confluyen en una sola. Los recuerdos de las vidas pasadas de John, en forma de flashbacks, el crimen que se investiga en el presente y que da el tinte unitario a los capítulos y la búsqueda del amor verdadero, que conforma el gran arco argumental de la temporada, o al menos de lo que intentó serlo.

En el piloto se nos revelan los tópicos de la historia, el conflicto que puede suponer para el ser humano el ser inmortal y la particular cura a este "problema" que se le ofrece a John como un alivio casi imposible de alcanzar. Pero que es lo que en verdad quiere nuestro héroe? Encontrar a la mujer de su vida o simplemente morir? Según nos damos cuenta su búsqueda ha sido obsesiva e infructuosa. Cualquiera diría que la bruja india en vez de salvarlo lo ha condenado con su hechizo. Como el “Holandés errante” de Wagner, John esta en busca de la mujer que pueda romper su maldición. Pero sus pecados acaecen por culpa de su salud y juventud eterna, y eso lo vemos en los recuerdos que tiene de sí mismo y de las mujeres que amó, porque aunque nos empalagan con la mención cursi del “alma gemela” de entrada (que puedo decir, casi caí en coma diabético), la frase de Florentino Ariza le vendría de perlas a John Ámsterdam: “El corazón tiene más cuartos que un hotel de putas”

imdb.com
Los temas que aborda la serie no son originales. De hecho, en su estreno se la acuso de tener excesiva semejanza con novelas de Pete Hamill y  Robert A. Heinlein (autores de los que apenas tengo noticias). Además está la obvia mención de las películas y series que tienen al Highlander como personaje principal. De hecho, a mi me recuerda no solo a  Duncan MacLeod del clan MacLeod, sino en más de una oportunidad, a John Logan, de guerra en guerra, tan desafortunado en el amor el pobre Wolverine, aullándole solitario a la luna. 

Una grata sorpresa fue encontrarme a Zuleikha Robinson como la novata Eva Márquez, que resulta ser la nueva compañera de trabajo de Ámsterdam. Yo que la había visto como una cabrona espectacular en “Roma” y “Homeland”, la encuentro con mirada de cachorro tierno y de que no mata ni una mosca. Y encima al muchacho le da un ataque al corazón avisándole que se acerca su media naranja el día que la conoce. Y con lo que me encantan las historias de amor interraciales… Pero me  dura poco la dicha. Eva queda reducida a florero, y entra en escena la Dra. Sara Millay Dillane (Alexie Gilmore), este es el interés romántico del protagonista, y es objeto de las nuevas esperanzas de que este pueda descansar en paz de una buena vez.

spankmenews.com

Esta relación se siente floja y superficial, y no ayuda a interesarnos por el presente de John. Es en el pasado donde encontramos historias más vibrantes y con un carácter más profundo, que ayudan a conocer la sicología del protagonista. Nick será la cosa más mona cuando hace de bueno, pero sus mejores personajes son los atormentados y malditos. Mi preferido fue el pintor obsesivo e infiel. Pobre esposa, con ella sentí que yo no podría tolerar ese desfasaje de edad. Lo hubiera abandonado antes.

Creo que el elemento sobrenatural podría haber abarcado un terreno menos discreto. Si Jonh Ámsterdam es un inmortal que va en busca del amor verdadero, como es que en 400 años ni una sola mujer ha cumplido con el requerimiento? Y  no hay más como él? La bruja le hizo un diseño exclusivo? Podrían haber hablado sutilmente de reencarnación o transmigración, o cualquier te de yerba más verde que nos remueva la imaginación en medio de New York, que se ve cruda, fría y real. Demasiado para tomarlo en serio.
fanpop.com

Me ha gustado mucho la intervención de Omar como el hijo que termina siendo padre, y viceversa, en un interesante cambio de roles a lo largo de los años. También me ha gustado la historia de amor con la madre de Omar, incluyendo la ambientación a lo Mad Men. Y también la aparición del nieto con la historia de Supermán. De lo que se deduce que después de siglos un hombre puede seguir siendo tan inmaduro como un adolescente. No hay esperanzas.

También hay cierta escena en una Feria, donde Eva menciona: “esto parece el arca”. Me hizo pensar en el héroe  Utnapishtim. Este es el verdadero inmortal en la historia de Gilgamesh (semidiós y rey tirano, que por cierto  mantenía amistades con otro semidiós al que llamaba amigo cariñosamente, pero que a mí me suena a una versión Renly-Loras, más antigua). Utnapishtim se volvió inmortal por construir el arca (si, era Noé en versión babilónica). Frikadas de inmortales carpinteros que se me ocurren en mis desvelos descafeinados.
thefiveeight.com

Estoica Eva, aguantarse los chistes de Jonh y sus historias locas merecen un premio. Hubiera sido interesante saber más de ella, obviando tal vez la participación de la Jefa plástica que aparece en el cuarto episodio. A partir de aquí la historia mejora. Al menos en dos de los tres planos: tanto los crímenes que se investigan como las vidas pasadas de Ámsterdam. La historia de amor es de lo más insípida. No ha sido construida en absoluto y solo se nos presenta como un revolcón de una mujer con problemas matrimoniales y un hombre de afectos inconstantes, oculto bajo el cariz de un romántico empedernido. Jonh realmente no entiende a las mujeres. Y aunque las ama, este amor es mezquino, es incapaz de entregarse, porque en el fondo le teme a la idea de ser vulnerable. Así que en los últimos capítulos vemos como decepciona a las mujeres que tienen la desdicha de toparse con él. Es insensible, egoísta, infiel y mentiroso. Esta será, se dice. Juega a la ruleta, o a las citas a ciegas, como en el argumento de su último capitulo.

formulatv.com
Y aun así tengo unas ganas locas de que la serie hubiera sobrevivido a los cambios de horario y a la política de las cadenas que a pesar de tener series con números respetables las sacan de parrilla (Sobrenatural ha sobrevivido de milagro a sus primeras tres temporadas, de seguro hicieron lo que Fausto).

Se quedaron las interrogantes en el tintero:
  • ·         En el penúltimo capítulo le disparan y al abrir los ojos sospechosamente lo primero que ve es a Eva. Por qué? Tengo que dibujarlo en la pizarra?
  • ·         Al final Jonh sobrevive a un disparo de bala en el corazón, y si sobrevive, es porque todavía es inmortal. Significa que Dillane no es su alma gemela, y por eso la deja. Qué más puede hacer? Seguirá buscando a la mujer que lo redima?

Para mi martirio nunca obtendré mis respuestas.

PD: Si yo hubiera sido la chamana, pa que me hubiera hecho tanto lío, le hacía un amarre al niño y se acabó eso de sufrir por amor, pero al parecer esas ideas no se les ocurrían a las chamanas de aquellos tiempos. O tal vez no le gustaban los holandeses.
Y si quería alejarme de “Juego de Tronos” un rato, falle el tiro. Encontré spoilers por todas partes. Iniciando ya en el piloto. Ya habrá quien me entienda.