“-Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca-protestó Alicia.
-Oh, eso no lo puedes evitar -repuso el Gato-. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
-¿Cómo sabes que yo estoy loca? -preguntó Alicia.
-Tienes que estarlo afirmó el Gato-, o no habrías venido aquí.”

“Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas”, Lewis Carroll.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Sobre adaptaciones literarias o el arte de reinventar historias. Parte IV (final): Donde Hasta JUEGO DE TRONOS puede ser nombrado.


Ufff, por fin he terminado! Parece que me he inspirado en la “tortuga” Martin. Esto solo iba a ser un post, luego me dije que iba a partirlo en dos, para no hacerlo tan largo… jajá. Ahora son cuatro.
Por cierto, que esto se ha convertido en algo muy parecido a un Grifo (esa invención griega mezcla de león y águila, con unos toquecitos de caballo y pez). Es decir, que esto ha mezclado en el caldero intenciones de ensayo, columna de opinión, crítica literaria y cinematográfica, reseña televisiva, recuerdos de infancia, cabreo a lo friki-fan-girl, etc. Esto solo es el inicio por mi laberinto divagatorio. La advertencia la he puesto allá arriba.

Y dicho todo esto, terminemos pues:

Mas o menos polémicas, las adaptaciones en la pantalla chica no son un suceso tan nuevo, y sus alcances, como en el cine, están relacionados con el gusto del público y el  éxito en ventas (muchas series fracasan a pesar de que los libros originales son reconocidos), además de los típicos problemas de presupuesto y de libertad creativa.
 La forma en que el seguidor  lector percibe una adaptación es una experiencia bastante más compleja con respecto al seguidor que ha descubierto la fuente original luego del impacto audiovisual. Ni que decir de aquellos que no sienten la necesidad de recurrir a esta veta literaria. Como dije antes, ahí en nuestras cabezas, no hay problemas de casting, de presupuesto ni de efectos especiales. Entonces a veces nos cuesta entender las elecciones que se nos presentan o el producto que pretenden vendernos.
Y ese es el principal punto referencia, lo que vemos es un producto, creado para convencer al público ( nosotros) de que se enganche con la historia y la “compre”. Aunque determinada serie sea buena, si los números de audiencia no cierran, el tiempo en aire es pérdida de dinero y esfuerzo.


Pongamos  como ejemplo a “KINGS”, serie de la NBC basada en ciertos textos de la Biblia (referentes a David). Fue una apuesta monumental, de presupuesto al menos, con Ian Mc´Shane  a la cabeza del casting, haciendo gala de cualidades interpretativas que conocíamos ya por “Deadwood”. El tono de la serie y el desarrollo narrativo ( el ritmo era muy lento, decían, a mi me parece que exageran con despreciar la lentitud, parece que andamos en tiempos de eyaculación precoz, con el perdón de la expresión), no agradaron al público y la serie fue cancelada al completarse su primera temporada.

(SEBASTIAN STAN)

 Las adaptaciones bíblicas pues no me llaman mucho la atención, porque en más de una ocasión me han parecido simplistas y miedosas, pero a mi humilde entender, esta tenía aspectos interesantes: línea de tiempo paralela, profecías, drama político, intrigas, traiciones, amores, Sebastian Stan…Pensándolo bien, parece que estuviera describiendo a “Juego de tronos”, exceptuando lo de Sebastian, por supuesto (siempre me cancelan al niño).
Pareciera que si no se pone todo mascado para el espectador del hemisferio norte, el fracaso es rotundo.


Ahora, en cuanto a adaptar historias más o menos conocidas, vemos que  se suelen recurrir a ciertos clichés o ideas generalizadas para satisfacer al público.  Aquí podemos hablar de “Helena de Troya”. Esta película/ serie de televisión que data del 2003, trata de presentarnos la historia desde la perspectiva de la Reina más hermosa de todos los tiempos; los griegos siempre han tenido obsesión por la belleza y los destinos trágicos. Aunque empieza prometedoramente, dado que la perspectiva es enfocada desde Helena, tratando de incluir aspectos de la mitología que se encuentran fuera de la "Iliada", tal vez sea esa fuerte imagen de Helena como heroína romántica incapaz de tener control real sobre su vida lo que hace que al final nos topemos con más de lo mismo. Helena aquí sigue siendo una pobre criatura, víctima de sus circunstancias, víctima de su belleza. Objeto de deseo y pieza de intercambio político, el eje argumental obviamente continúa siendo su romance trágico con Paris/Alejandro. La "Iliada" ya nos muestra eso, pero hay muchos aspectos de esta obra y del resto de la mitología que acompaña a Helena y a la Guerra de Troya que suelen ser omitidos, tanto en esta adaptación como en otras. Existe cierto hincapié en la representación edulcorada de estos amores adúlteros, y aunque aquí Menelao no es el villano(el esposo “coronado” siempre lleva las de perder en las adaptaciones), representan sus sentimientos hacia su esposa como mezquinos. Vamos, que el hombre la perdonó, y aunque haya sido por sus pechos bonitos, hay cierto merito en eso. Es Paris el que parece no querer devolver a su “muñeca” en la obra de Homero, y en ningún momento muestra actitudes para reconocer las desastrosas consecuencias de sus actos. Además muchas versiones indican que Helena tuvo más de un affaire en esos largos veinte años lejos del lecho conyugal. Así que…
De todos modos vale la pena echarle un vistazo a esta serie. James Callis (Galáctica, astronave de combate) es Menelao, y como siempre no tiene desperdicio. Ruffus Sewell tiene el papel de Agamenón…y sí, obviamente es el malo de la película , y realmente, lo mas disfrutable. Sewell es un actor impresionante, se te pone la piel de gallina cuando está parado en el puerto, esperando que los vientos sean favorables, buscando ser “escuchado” por los dioses, designios de por medio. Ah, y el reencuentro con su esposa, luego de la victoria… escenifica un planteamiento fresco, y por mi parte, bastante creíble.


En cuanto a adaptaciones más modernas no podemos dejar de nombrar a “Dexter”, “Sex and the city” o “True Blood”. La primera pertenece a Showtime, representando en la pantalla chica las aventuras y desventuras del sicópata creado por la pluma de Jeff  Lindsay. Por qué nos caerán tan simpáticos los sicópatas, no lo sé. El 2% de la población mundial se dice que lo es. No andan matando gente por ahí, ni con las buenas intenciones de Dexter, pero hacen de todo para salirse con la suya y dejarnos al resto como el bistec del menú. Por si acaso tengo cuidado de tratar bien a mis vecinos.
La primera temporada fue fiel al primer libro  “Darkly Dreaming Dexter”. A partir de la segunda temporada  los productores dieron vía libre a los guionistas para inspirarse a crear una versión propia tomando solo algunos elementos de las novelas. Hasta ahora al aire han salido siete temporadas. Por lo visto le han dado al público lo que este ha deseado.


Otro tanto  ocurre con “True Blood”, emitida por la HBO. La saga  Southern Vampire Mysteries fue creada por Charlaine Harris y a la fecha existen doce libros publicados. Con la serie comparte personajes, y algunos elementos de las novelas,  pero a grandes rasgos los hilos argumentales son diferentes, como ocurre con la serie de “Showtime”. Con cinco temporadas al aire, parece que los vientos también le son favorables.
En cada caso tenemos dos productos diferentes, pensados para un público de cierto modo diferente. Tenemos dos puntos de vista de una misma historia. Confuso o decepcionante?


Otra adaptación que ha irrumpido exitosamente gracias a la HBO es sin duda “Juego de Tronos”, basada en la saga inconclusa de G.R.R. Martin, “A song of ice and fire”. Me detengo dolorosamente en lo de inconclusa. Y me pregunto si habrá alguna otra obra que haya causado tal repercusión y tal polémica desde el anuncio de que sería llevada a la pantalla chica de la mano de la HBO. Cada detalle ha sido analizado, criticado, diseccionado y destrozado, desde puntos de vista muy diversos. La primera temporada fue alabada por la crítica y el público. Peter Dinklage incluso ganó un  Emmy por su soberbia interpretación de Tyrion Lannister… (ay como me gusta ese enano).


La segunda temporada fue recibida con expectación y la lluvia de críticas tampoco se hizo esperar. Los fanáticos conocedores de la saga literaria protestaron por los cambios impuestos a la serie, alegando que estaban pisoteando la obra de Martin. Se vertieron opiniones bastante duras, acusando a “Juego de tronos” de “parodiarse ” a sí misma y  de que estaba deformando personajes para adaptarlos a un concepto ajeno al que presentaban los libros pero que servía para vender  minutos al aire. Un alarido general se escuchó cuando se informó que la tercera entrega tendría aun más cambios. Mas? Cuáles? Me incluyo yo en el mar de fans sumergidos en la curiosidad e incertidumbre.
Seguirán dándole “palos” a la historia que conocemos por los libros? Habrá más vestiduras rasgadas por esos tortuosos caminos? Si las adaptaciones, alejadas  del contenido original, rehechas bajo una concepción más propia a los intereses de los productores y la misma cadena, le han funcionado a la HBO, qué futuro le espera a “Juego de Tronos”?
Teniendo en cuenta los problemas que tiene Martin para terminar su saga, siquiera para cerrar algunos arcos argumentales y presentar el volumen n° 6, no se puede culpar a  Weiss y Benioff de buscarle longevidad a la serie y crear de una vez un producto que se alimente de los libros, pero que no le sean imprescindibles, de crear, como ellos mismos lo indicaron, su propia versión de la historia.
Muchos han advertido que la obra de Martin quedara inconclusa. Algunos mas “optimistas”, opinan que la serie terminara antes que la saga literaria. Tendremos dos finales simultáneos o anacrónicos? Es que alguna vez llegara el invierno a alguna parte?
Esperemos a ver si nuestro “Juego de Tronos”  sobrevive como "True Blood", a sí misma, o se desploma bajo el peso de sus inmensas pretensiones.


17 comentarios:

  1. He llegado a la conclusión de que no me importa lo que hagan con” Juego”, la amaré igual, y eso no descuenta que siga siéndole fiel a la obra martiniana. Las veré como universos separados, tal como amo “Lo que el viento se llevó” (filme) a pesar de que difiere en muchos aspectos de la novela de Peggy Mitchell. Confío plenamente en Weiss&Benioff algo que nunca me ocurrió con Alan Ball al que acuso de descuartizar la obra de Charlaine Harris.
    Sobre “Kings”, la vi un ratito. Soporífera y nunca caí en que era una historia bíblica. Respecto a las historias bíblicas o filmes religiosos, no están de moda porque vivimos en una era anti-religión y políticamente correcta donde ningún productor quiere ofender a determinado sector de la audiencia (al final siempre se ofende a alguien). Pero por 60 años, desde que D.W. Grifith dirigiera “Judith de Bethulia”, causaron furor sobre todo cuando los dirigía Cecil B.De Mille. Lo mismo ocurría con las épicas que apodaban “de sandalias y espada”. Pero esas también han pasado de moda porque cuestan plata. Ya vimos que por presupuesto se canceló “Roma”, aunque ahí también había decaído el rating porque la segunda temporada era un absurdo tal.
    Hoy esa de moda lo medieval, pero todavía no han podido hacer algo que se acerque a “Juego de Tronos”. Lo más cercano, y a gran distancia, es “Los Borgia”.

    ResponderEliminar
  2. Siempre digo que cuando la historia es buena uno perdona los defectos en la puesta en escena, efectos especiales e incluso planteamiento estético. True Blood nunca me llamó suficientemente la atención con respecto a su trama, y sus efectos especiales... me parecen poco novedosos. Me gusta la Paquin, pero tal vez porque aun la recuerdo como la Rogue de X-men(la primera entrega, en las sgtes puaff!).
    El problema con Kings es que se toma demasiado en serio.Pero como dije, podemos rescatar al Sebastian, que ademas compartió cartel con el futuro Mance Ryder en "Political animal", serie también cancelada.
    Pero la religión no siempre funciona como lastre en la concepción de una historia. Hablando de drama, amor, guerra y conspiraciones, Galactica(mi bien amada Galactica)es un ejemplo de como debatir el papel de la religión en en el desarrollo de una civilización y en la construcción del hombre. Antes de Juego de Tronos, la mejor serie con la que me he topado ha sido esta joya de ciencia ficción. Lastimosamente el coste hizo que se cancelara pero no sin antes darle un buen final. Ay, y que final. Sabés que algo así espero de Juego de Tronos, no un final completamente feliz, pero sí un final con esperanza, donde los personajes que sobrevivan a la larga noche se encuentren a si mismos, y se den cuenta que después de tanto dolor, de tanta mierda, estar vivos tiene sentido.
    Está cantado, todos van a volverse hippies-salvajes jaja! Hey, que por cierto a mi Roma me gustó, por lo que hice la vista gorda en la segunda temporada(se les pasa la mano con meterle trastornos sexuales a los personajes históricos). Me gustó la estética y las piernas de Voreno=P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, yo vengo de la época en que los efectos especiales se hacía con cordeles, papel maché y barquitos que flotaban en el lavamanos. Tú me hablas de la Galáctica que se canceló el 2009, yo me acuerdo de la original del ‘78 en que todos parecían estar envueltos en papel de aluminio como sándwiches de escolares. Yo recuerdo a Anna Paquin cuando era una pitufa que ganó un Oscar por El Piano. A veces siento que he vivido demasiado tiempo.
      Recientemente intenté re-ver Roma. En su día, me escandalizaron sus anacronismos históricos y esa sexualidad desbocada y ordinaria. A su lado, Game of Thrones, es un auto sacramental. Pero reiteró, esos desvíos históricos me violentan. ¿Cómo que todo el mundo en Roma metiéndose drogas? ¡Si no se habían inventado todavía! Octavia, (¡que personaje tan repelente!)hasta fumaba marihuana e una fiesta. OK, nena, saca el celular. Cleopatra otra zorra drogadicta. De nuevo ese prurito Anglo de despreciar lo que no es caucásico, la pusieron como una inepta ambiciosa y demente.
      Pero la segunda Temporada fue el disloque. Octavio (me encantaba) se volvía un idiota sádico. A Pullo le llovían desgracias. ¡Pobrecito! Y a mi Purefroy lo traían con más rimmel que Lady Gaga. ¿Y qué pasó con Lucio Voreno en la Segunda Temporada? Traicionó completamente a su personaje, merecía el desprecio de sus hijos. ¿Sabes que por años odié a Kevin McKidd y me negaba a ver nada en donde el trabajaba porque me recordaba a Voreno? Por suerte, se redimió y lo adoro en Grey’s Anatomy. No, Roma es algo que nunca perdonaré a la BBC. También me tomó años volver a ver una serie inglesa por lo traumatizada que me dejó esa serie. Yo Claudio, carecía de los efectos especiales (aunque también tenía mucho sexo y desnudos), pero era cien veces mejor.
      A mi parece un final muy feliz, ese que sueas para Juego de Tronos.

      Eliminar
    2. Es que ya se que soy de pronto optimista, por eso dije "con los que sobrevivan", porque es mas probable lo que dije la vez aquella cuando irrumpí en tu blog, el apocalipsis now, y no quiero mala onda en estas fechas.
      Hombre, que yo a Voreno le perdono todo con esas piernasas. Ay, es que Pullo haciendole un hijo a la Cleopatra, madre mía, cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia.Una dosis de documentales y me aliviaron el stress post traumático.
      Y la serie original de GBS realmente no la consigo y tendría que verla para completar la visión general. Es que ese Gallus Baltar me dejó anonadada, odio cuando los malos aman así, que es difícil detestarlos de esa manera.Y muchas veces quise darle patadas a Lee, que era algo así como el Ned de la serie.
      Pues que te digo, me gustaría vivir como 200 años para leer y ver todo lo que pueda.

      Eliminar
    3. Hablando de eso, ya deberían de demandar a toos ls imbeciles que lucraron a cosa del falso Apocalypsis. ¿Que van a hacer los canales History, Discovery, Naional Geographic y SciFy sin ese cebo para engaar incautos?
      El único final feliz del cuento, fue que Pullo y Cesarion se salvaron. Habría que ver que más terrible que adaptar novelas es adaptar la historia. No, a mi lo que me violentó es que Attia de los Julii fue en realidad una recatada y discreta matrona. Después de eso ya no me importa que hayan puesto a una mulata a hacer de Guinevere en Las Aventuras de Merlín.

      Eliminar
    4. Ay, pues si, Pullo era un bruto tontuelo pero medio agradable, aunque me quedé con los ojos como platos con lo de su esclava. Que al principio era con ella un terroncito de azúcar y luego paf, le mata al novio? Y luego la niña lo perdona tan fácil y se casa con el? Es que hay alguien que se cree eso? Lo del Cesarion, pues argumento aventurero pero original.
      Una cree que ha visto todo y aparece Espartaco, glup!

      Eliminar
    5. Ups se me había pasado este post. Bueno si Jimena perdonó al Cid que le había matado al padre, pero que triste la muere de la esclava embarazada.
      ¿Sabes que Espartaco me ganó? Porque ahí si había personajes queribles. Mi pobre Lucrecia, Espartaco (me gustaron los dos actores a que lo interpretaron) Crixus y Navia, Doctore, Ayy que personajazos (y ahí si se atrevían a tener desnudos masculinos frontales). Pero no quiero ver la nueva temporada sin Lucre ni Ilithya. Oye pero esa serie si que es misógina y racista, todos los romanos pésimos, todas las mujeres que no eran esclavas eran víboras.

      Eliminar
    6. A mi no me gustó el reemplazo en la segunda temporada. Te voy a ser sincera, tanta onda gore me daba risa, me acordaba de Caballeros del zodiaco, que lo veía cuando era chica y nunca me creía tanta perdida de sangre. Me faltará imaginación.
      Un poco culebronesco Espartaco con esos villanos, ufff. Pero Ilithya me gustaba, aunque fuera tan... como decirlo..."cabrona". Esa escena donde comparte lecho con el Espataco guau, fatal. Sabes cual fue el detalle que movió mi sensibilidad? Cuando se quitan las mascaras, se reconocen, y sienten verguenza y rabia, como si hubieran sido ultrajados. Lastima que no pudieran desarrollar un personaje un poco mas complejo para la chica. Era mucha maldad gratuita. Pero no he llegado a ver completa las temporadas.

      Eliminar
    7. ¡Y las tripas que parecían lombrices gigantes! Pero ese señor al que Espartaco le cortó la mitad de la cara como quien corta pan, estuvo entretenido. Si, el gore ya no me impresiona, ni en Espartaco ni en GOT. Hay una sola escena donde todavía cierro los ojos en GOT, cuando La Montaña decapita a su caballito.
      A mi Ilithya me confundía nunca sabía para qué lado iba. Pero su muerte fue tan horrible, y no me gustó que mataran al hijito de Espartaco. Maldad gratuita y unilateral. ¿Cómo Ilithya no iba a agradecer que Espartaco la salvara a ella y al bebé? ¿Cómo iba a perdonar tan fácil al marido que la maltrató, mató a su padre y crucificó a su esclava favorita? Había esclavos malos, pero ni un romano bueno.
      Cuando veo cosas como Roma y Espartaco que le van al sensacionalismo y a juicios maniqueos me aburro un poco.Todo lo malo que hacían los esclavos estaba bien desde matar al bebé de Lucre hasta masacrar a los espectadores del circo, pero nadie nunca se dio cuenta que las damas romanas eran tan esclavas como los gladiadores. Por eso me gustan cosas como GOT o Boardwalk Empire donde los criminales tienen rasgos humanos y momentos de altruismo.

      Eliminar
    8. Es lo que yo pienso, humanidad ante todo. O sino pongámonos en plan de aceptar cuanto psicópata se nos presente y listo. Es muy difícil congeniar con personajes con los que no compartes ningún rasgo.
      Todo se vuelve ridículo con el sensacionalismo. Aunque ya estoy curada con el gore también. He tratado de convencer a unos cuantos de que vean GoT y me miran como diciendo:"VOS VES ESO?". La mar de pervertida me siento whahaha!

      Eliminar
  3. Me suele llamar la atención la enorme dificultad que entraña adaptar a la pantalla una obra literaria, a pesar de contar con el recurso de la imagen, del movimiento. Pero nada es más poderoso que la fuerza de la palabra impresa. Tal vez tenga mucho que ver ese afán que usted menciona de satisfacer al público. Lo de Roma no tiene nombre, es increíble.

    Felices fiestas, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor Madame que pases por aquí. Sí, nada como las palabras, que tienen esa cualidad de alimentar nuestra alma a través de ojos y oídos. El problema con la imagen es que es tan sencillo ponerla al servicio de intenciones bizarras y torpes, buscando estimularnos de forma prosaica.
      Y para promocionar GoT, muchos usaron como referencia Roma. Que hasta yo caí en la trampa.

      FELICES FIESTAS PARA VOS TAMBIEN!!!

      Eliminar
    2. Por suerte no cai en esa trampa. Nomás porque sabía que GOT era más Tolkien que Roma. Y cuando vi a los huargos... ¡No que lindoos! La gran diferencias con Roma, es que los personajes de GOT son o realmente nobles o no lo son, pero caen bien. ¿Quién era bueno en Roma? Eran todos incomprensiblemente malos y crueles.
      Una ultima palabra sobre adaptaciones. ¿Hay alguna obra que te haya gustado más en pantalla que en el libro? En mi caso, hay varias. Aeropuerto de Arthur Hailey, El Secreto de Santa Vittoria de Robert Crichton, etc.

      Eliminar
    3. "La casa de los espíritus" de Isabel Allende, esta escritora no me gusta, nunca puedo conectar con sus personajes. Pero me gustó mucho la película, lloré con lo que le hicieron a Winnona, odié a su padre, yo no habría podido perdonarlo.
      A ver, como me gusta la ciencia-ficción, te puedo hablar de "La maquina del tiempo", donde Guy Pearce es el protagonista. Me encanta este actor. Es agradable la forma en que se encaran preguntas sobre el pasado y el futuro, que tenemos que aceptar que hay cosas que no se pueden cambiar, pero que siempre hay nuevas oportunidades que se presentan.
      Uy, que ando mas dulzona =p.

      Eliminar
    4. Yo con Chavelita tengo una relación amor-odio. En otro siglo y galaxia, antes que se exiliara y se hiciera famosa, tenía unas columnas en la revista Paula, muy light, pero muy mordaces...y ella me enseñó a escribir. Osea, años atrás cuando me ganaba la vida escribiendo, imitaba ese estilo. Cuando leí La Casa me sorprendí, me dije “¿Dónde quedó ese humor negro tuyo?” Lo que pasa es que cuando te vendes como producto, pierdes tu esencia.
      La peli la encontré tonta, una perdida de buenos actores que ni parecían chilenos. Pero me gustó que fundieran a Blanca con Alba, y Winona era mi actriz favorita por aquel entonces, así que como tu, me impresionó mucho su tortura (y eso que en el libro es peor).
      A mi también me gusta Guy Pearce, fue lo único que encontré tolerable (y el vestuario) de Mildred Pierce. A mi me sigue gustando La Maquina del Tiempo de los 60’s con Rod Taylor e Yvette Mimieux.
      Yo todavía creo que hay mucho que podemos cambiar, si solo D-s nos diera una oportunidad alguna vez de cumplir un sueño llevar al cabo un plan.

      Eliminar
  4. Srta. Damablanca: Qué interesante cómo abordas las adaptaciones televisivas de obras literarias. Respecto a la versión de "La Iliada" a la que te refieres, te cuento que comparte uno que otro elemento con "La Antorcha" de Marion Zimmer Bradley y que a mí me gustó mucho tanto la miniserie como el libro del que te mencioné (en mi blog tengo publicado algo al respecto); "Kings" no la conocía y supongo uno que otro puritanista la habrá encontrado herética; en cuanto a "Dexter", me fascina, si bien no he leído las novelas y sobre "True Blood", me la han recomendado mucho, mas no la veo aún. "Juego de Tronos" es otra cosa y ya le he dedicado los textos de rigor, aunque recién ahora me veré la segunda temporada y ya me daré mi propia opinión. Espero con ansias tus nuevos post, que ya me pregunto de qué versarán. Por cierto, a qué se dedica en la vida una mujer tan inteligente como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero, nada de señorita, que eso es muy formal. Soy bioquimica y docente universitaria.
      Esto lo hago por pura diversion=) Y ya que estoy de vacaciones me pongo a despotricar jeje, a ver si esas cosas que hacen pinpon en mi cabeza todo el tiempo no se exorcizan un poco=P

      Eliminar