“-Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca-protestó Alicia.
-Oh, eso no lo puedes evitar -repuso el Gato-. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
-¿Cómo sabes que yo estoy loca? -preguntó Alicia.
-Tienes que estarlo afirmó el Gato-, o no habrías venido aquí.”

“Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas”, Lewis Carroll.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Sobre adaptaciones literarias o el arte de reinventar historias. Parte III: Adaptaciones a la TV. Cuentos de la mas tierna infancia y otras cuestiones no tan tiernas.


Las  adaptaciones de libros clásicos y best sellers a la pantalla chica son más numerosas de lo que uno puede imaginarse. La calidad de estos productos es bastante disímil, y los géneros  que estos  abarcan también. Desde caricaturas hasta fantasías épicas, la pobre caja boba nos ha estado introduciendo, a veces sin saberlo nosotros, a todo un mundo literario, que en más de una ocasión poco tiene que ver con lo que nos presenta a simple vista.


De mi niñez, llena de animes, recuerdo claramente dos versiones que endulzaron mis tardes antes de toparme con esferas, dragones y monstruos de bolsillo. La primera fue la adaptación japonesa de las novelas de la suiza Johanna Spiry, que tenían como protagonista a la pequeña Heidi. La historia fue publicada a finales del siglo XIX, llevada al cine en la piel de Shirley Temple en las primeras décadas del siglo XX, y convertida en serie animada en 1970.  Más de veinte años después cantábamos en la escuela “Abuelito dime tú…” a coro. Claro que mis compañeros se las arreglaron para crear su propia versión (nada tierna) del tema, mas pronto de lo que uno pudiera imaginarse.


El otro animé japonés basado en un libro fue el de “Mujercitas”, de Louisa May Alcott. La serie se estrenó en los 80, y si no mal recuerdo toma algunos elementos de “Aquellas mujercitas”, que es continuación de la primera novela. También existen varias versiones fílmicas, la más reciente de 1994, con Winona Ryder como Jo.

Cuando el libro llegó a mí en la adolescencia me di cuenta que habían edulcorado (eso puede ser posible???) un poquito el personaje de Laurie, el vecino amable de al lado. La Alcott lo había descrito algo más caprichoso y voluble de lo que me imaginaba. Pero el resto se asemejaba bastante.
Mis favoritas eran Jo y Beth. Ah, la cabeza dura de Jo era todo un deleite. Si me preguntan, de las novelas, la mejor es la primera “Little women”. Hay mas ternura, y ciertamente menos patetismo que en la siguiente.


Una autora clásica de novelas policiacas es sin duda Agatha Christie. Hércules Poirot es uno de los personajes más conocidos  de su obra, y en 1989  también tuvo su propia serie de televisión, durando más de diez temporadas! David Suchet encarnó al detective belga en “Agatha Christie´s Poirot”, una serie bastante entretenida, donde no faltaba  Arthur Hastings, el buen y tonto hombre que hacía las veces de Watson en esta saga.  “Navidades trágicas” o “Navidades sangrientas”  es uno de los mejores capítulos. Es algo difícil encontrar todas las temporadas, pero nos asegura al menos un buen entretenimiento. Christie no es de mis autoras favoritas, de hecho, a veces me parece demasiado simplista en la creación de sus personajes, y en contrapartida, trata de enredar demasiado la trama para darte la sorpresa final. Pero para los que se inician en la lectura no está mal echarle un vistazo a sus libros.

AGATHA CHRISTIE

STEPHEN KING

Otro autor renombrado es Stephen King. Sus libros se han llevado a la pantalla grande y a la chica por igual. “Carrie”, “El resplandor”, “ Misery”,” Rose Red”,  por citar algunos ejemplos. Una serie regular que duró seis temporadas fue “La zona muerta”, basada en la novela homónima de este autor. Quien leyó la novela, y es seguidor de S. King, tal vez debería abstenerse de iniciar la serie. Lleva muy decorosamente la etiqueta de “ADAPTACION LIBRE”, así que si esperan encontrarse a uno de esos personajes atormentados que rayan en la locura Kingniana, se han equivocado. La historia es menos oscura y le infiltraron un drama romántico y familiar digno de Warner Channel. 


Anthony Michael Hall encarna a Johnny  Smith,  el protagonista de la serie,  un profesor de secundaria que a raíz de un accidente queda en coma, y al despertar descubre que su vida ha cambiado y que tiene poderes síquicos. Bueno, de entrada ni el libro ni la serie nos da mucho material al que asirnos, pero que mas, es Stephen King. En la novela los poderes acarrean al protagonista tormentos y presagios apocalípticos, que se vuelven el eje argumental ¿Si supieras quien es el responsable del Armagedón, que harías para detenerlo? Ahí cambia la cosa. En la serie esta trama es más sutil, al menos en las primeras temporadas. A diferencia del libro, Johnny tiene un hijo, amigos, entre quienes está el enfermero Bruce, que lo ayuda en su rehabilitación, y que fue creado solo para la ficción televisiva. No es el héroe solitario. No sufre de la degeneración física que acompaña a sus poderes y obsesiones, como en el libro. Tiene varias relaciones amorosas. Y lo hacen revotar en la misma historia trillada del triangulo ex –novia/marido/amigo de la familia, durante cada temporada. Cuando pensabas que el caso estaba cerrado, paf, aparecía de nuevo, como un dolor de espalda.

Lo interesante, que cabe destacar y rescatar, es que exploraron líneas de tiempo paralelas(cosa que no se da en el libro), indagando sobre el alcance que tiene conocer el futuro en las decisiones humanas. Existe el destino, como una fuerza determinista inamovible? O es posible cambiar lo que nos depara, por potestad del libre albedrío o la incierta Teoría del caos? Una lástima que en las dos últimas temporadas se desbarrancaron, abortando cualquier oportunidad de terminar con un argumento creíble. Pero bueno, si ordenamos papas fritas, no esperamos que nos entreguen filete, verdad?

Me han quedado otras series en el tintero!

Así que continuaré con esto en la próxima entrega.

Dejo un fragmento de “Mujercitas”, de Louisa May Alcott, para despedirme:

“-¿Cómo está su gato, señorita March? -preguntó el chico, tratando de permanecer serio, aunque la alegría le brillaba en los ojos.
-Muy bien, gracias, señor Laurence; pero yo no soy la señorita March, soy simplemente Jo -respondió la muchacha.
-Ni yo soy señor Laurence, soy Laurie.
-Laurie Laurence. ¡Qué nombre más curioso!
-Mi primer nombre es Teodoro; pero no me gusta, porque los chicos me llaman Dora; así que logré que me llamaran Laurie en lugar del otro.
-Yo también detesto mi nombre; ¡es demasiado romántico! Querría que todos me llamaran “Josefina" en lugar de Jo. ¿Cómo logró usted quitar a los chicos la costumbre de llamarle Dora?
-A palos.
-No puedo darle palos a la tía March, así que supongo que tendré que aguantarme.” 

8 comentarios:

  1. Heidi la he visto algunas veces. La verdad es que entre esa y las adaptaciones fílmicas, no se sabe cual le hace menor justicia a la obra de la Spiry.
    Ah, yo también adoro a Jo y a Beth March. Últimamente me ha dado por apreciar más a Beth, que es la Hermana March mas despreciada (incuso odiada) por los fans de la novela.
    Hablando de animés, debo confesar que nunca me han atraído mucho. Pero hay dos mangas que siempre he querido ver uno es Ravenskull que está inspirado en Ivanhoe, la otra es una serie histórica de los 70’s llamada “La Rosa de Versalles”. Si alguien sabe algo de ellos que me avise.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Pobre Beth, cuando leí la segunda parte me dio mucha tristeza;( No se si me atrevería a ver un animé sobre Ivanhoe, me gustó tanto el libro (aunque no se haya quedado con quien debía, hay estos amores truncos!). Sobre la " Rosa de Versalles he tenido noticias, es histórica, no? Sobre Maria Antonieta. Probaste entrar en las paginas de animé online? Aunque creo que es bastante antigua, tal vez sea más difícil encontrarla por eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa on el animé es que no puedo dejar de pensar que son dibujos. Extraño, porque no me ocurría eso con los personajes de Walt Disney.
      Si La Rosa es sobre una chica que pasa por varón y es parte de la guardia de María Antonieta. L que asa es que me encanta todo lo que tenga que ver con María Antonieta.
      Ravenskull es muy original, es fantasía histórica. Parte de la base que los verdaderos protagonistas (algo que yo ya había percibido) son Rebeca y El Templario. En el manga, tras su muerte, a Brian Rebecca lo “resucita”, ahí les cae una maldición que solo podrán quitarse si encuentran no sé que talismán.
      En Youtube encontré una pelicula francesa basada en La Rosa

      Eliminar
    2. Y a mí me pasa al revés! Siempre me apasionaron los animés. Crecí con Robotec(que tiene bastantes similitudes con la serie Galactica), con Dragon ball, con Samurai X, con Street Fighter, con Pokemon,Zoids jaja! Me encantaban, hasta hace poco. Pero se nota que estoy creciendo irremediablemente(ya era hora diría mi madre), ahora ya no me llaman la atención, y hasta me irritan las nuevas historias que se presenta en animé.

      Eliminar
  3. Querida Damablanca: Recién acabo de leer tu respuesta a mi último comentario (en el texto anterior a éste). Entiendo mejor ahora tu malestar por lo de Faramir, si bien en lo de Conan Doyle aún cuando ya sabía algunas de las anécdotas a las que lo forzó su personaje más famoso, sigo con la idea de que es un autor que bien supo superar a su creación más célebre. En cuanto a este último texto, a mí me gustó mucho la serie de la Zona Muerte, si bien con pesar admito que la última temporada fue malísima (incluso aburrida); en cuanto a Rose Red, debes saber que no está basada en ningún libro o cuento de King, si no que es un guión original suyo para la TV (medianamente "inspirado" en la novela "La Casa Maldita", del gran autor Richard Matheson de quien se confiesa fiel admirador). Por cierto, no sé si te diste cuenta, pero en mi blog tengo un montón de textos dedicados a King, mi autor favorito. Cariños desde Chile.

    ResponderEliminar
  4. Holaaa! Ya estaba esperando que me contestaras, ahora antes de escribir sobre King te voy a pedir concejo=) No sabía que era guion adapatado de otro autor, a mi me gustó mucho la historia. Sí, La Zona Muerta tuvo buenas temporadas, la segunda y la tercera, si no mal recuerdo están muy buenas. Me gustó como trataron lo del hijo, muy "familias modernas", pero Sara siempre me pareció un poco lastrosa. El personaje del marido(fusión de personajes del libro, verdad?)era bastante interesante, como el cable a tierra en muchas situaciones dificiles. Y con respecto a Faramir, creo que soy como Malena con el Matarreyes, super fan jeje.
    Hey, me dejaste interesada con lo del detective Conan, que voy a investigar de que se trata en cuanto tenga un tiempito. Abrazos=)

    ResponderEliminar
  5. Una vez leí una crítica donde el tipo decía que no le gustaba una película X, porque se parecía demasiado al libro.
    Desde ahí que me acostumbré a pensar en película y libro como entes separados, pero igual tiendo a decir "esto no pasaba en el libro".
    Yo leí Heidi después de ver la serie, y me gustó más el libro. También vi los animés de Mujercitas, y aunque son tiernos, ninguno le hace justicia a la novela.
    Los japoneses han hecho adaptaciones de muchos libros clásicos juveniles; aparte de Mujercitas, también está adaptada la última parte de la serie, Los Hombrecitos de Jo. Y por ahí vi "Josefina", "Papaíto Piernas Largas", "Anne de Green Gables" y "Emily de no ´se dónde" (me olvidé...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También leí algo parecido. Creo que algunos piensan que es un poco cobarde adaptar una obra al pie de la letra, sin darle el toque personal. A la obra le falta caracter entoces. Creo que sí, quiero ver algo con un matis diferente cuando veo una adapatacion, aunque me molesta que distorcionen la concepcion de los personajes, los hechos pueden modificarse, pero que los personajes no traicionen lo que son me parece esencial.

      Eliminar