“-Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca-protestó Alicia.
-Oh, eso no lo puedes evitar -repuso el Gato-. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
-¿Cómo sabes que yo estoy loca? -preguntó Alicia.
-Tienes que estarlo afirmó el Gato-, o no habrías venido aquí.”

“Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas”, Lewis Carroll.

lunes, 31 de diciembre de 2012

Próspero Año a todos.

Como diría Rada:" Para el año que comienza, tengo mucho que pedir... por lo mucho que yo pido, poco es mucho para mí..."
Bueno, era algo así o al revés, pero la intención es la misma.

Este año ha sido algo esquizofrénico.

Agradezco los dones que me ha concedido Dios. El principal, mi familia y que he podido traerle el pan a la mesa. Me han concedido salud. Aunque, ahora sigo con una especie de gripe veraniega que me trae con nariz de perro. También agradezco las cosas banales  como el milshake de banana split, ir al cine a ver el final de la trilogía de Batman y engancharme a Juego de Tronos, creo que hay algo relajante en acosar y vilipendiar a George Martin. También agradezco el poder construir este humilde blog y a las personas que se interesan en el. Me han arrancado de conversaciones tan interesantes como" la nueva dieta de la semana" y "ese color de vestido va con los zapatos". Es que ese lado femenino es *#&#@*!.

Muchas cosas malas han pasado, lo se. Aquí en Paraguay hubo cambio de gobierno, que ya nos lo veíamos venir, aunque fuera tan loco como un capitulo de los Simpson. No voy a hablar de política  ni a decir que estuve a favor o en contra, pero el "libélulo acusador" quedó para la historia, como la votación secreta del concejo del MERCOSUR. Y después dicen que Martin tiene imaginación! Que se mude a estos lares, solo tiene que trascribir lo que pasa, como esos escribas antiguos. Nadie se lo va a creer igual.

Me he divertido mucho con el "Apocalipsis Maya", aunque hubo gente que creyó que debía preocuparme (no, no siento las llamas cerca, fufff). Ha servido para vender camisetas:


Así que esto
No pasará, todavía.

Y la mayor desilucion del año ha sido 


Parece que nos va a tocar

Ennnnnn finnnnnn.


Ya se, que también lo pasamos mal, mas de una vez. Así que esto me hace pensar.


Que en realidad ni en nuestras penas estamos solos. Y eso me pone filosófica.


Como ven, lo he sacado todo de mi cabeza.

Y por ultimo, ya que gozo las bondades del este clima tan benigno... Insisto, los Targarien deberían venir a bautizarse aquí. De hecho ya hay una que tiene trabajo.


Mis mejores deseos para todos, que tengan un prooooosssspero AÑO NUEVO.

viernes, 28 de diciembre de 2012

A QUIEN TE HUBIERAS IMAGINADO EN JUEGO DE TRONOS?


Parte importante de adaptar una obra literaria a la pantalla grande o chica es la elección de los actores que darán vida a los personajes descritos en papel. Siempre he pensado que, aunque es relevante que las características físicas no sean discordantes entre el personaje original y la caracterización del actor,  lo que es primordial es que cuando lo veamos en carne y hueso nos creamos que es él, por cómo se mueve, mira y habla, es decir, por cómo se encare el rol.
Ya que ando con un trastorno obsesivo compulsivo con respecto a Juego de Tronos, me puse investigar sobre el casting de la serie, y encontré cosas bastante curiosas:
 (Lord Eddar Stark)
gameofthronesfandom.net

Con respecto a qué actores podrían haber hecho de Lord Eddar Stark de Invernalia, pues no he podido encontrar quien reemplace al querido (y violentito) Sean Bean. Vamos, admitámoslo, Liam Neeson estaba totalmente fuera de las posibilidades, ok? Aunque hubo quien opinó que a mi Sean le hubiera quedado mejor el papel del Matarreyes (oh, yeah, yo hubiera saltado en una pata! Poder verlo mínimo cinco temporadas… me da una cosa… ), y también, que podría haber sido un buen Robert.  
POR QUE TE TENIAS QUE MORIR, OTRA VEZ?
Tendrían que haberlo metido en un oso de felpa. Aunque así habría compartido más escenas con Lena, y no es por nada, pero a mí me fascinaron en las pocas que actuaron juntos. Por ahí leí que antes de saber quién sería Ned, fantasearon con un tal Kenneth Mitchell de una serie cancelada llamada Jericó (solo por la edad, espero).

(Así se vería Sean como el Matarreyes)
fanpop.com

 Lo curioso con Sean, es que tuvo que hacer la audición para obtener el papel, aunque los productores lo querían desde un principio.


(Jennifer Ehle)
bbc.co.uk
Para Catelyn  llegaron a haber rumores de que  Gillian Anderson( Expedientes X) había hecho casting para el papel, e incluso, algunos desearon que Lena Headey hubiera sido la elegida. Tampoco me hubiera desagradado. Pero es que no se si le hubiera salido eso de no “oler a huevos podridos” a cada rato. En fin. 
Como se realizaron dos pilotos de la serie, en el primero la actriz que hizo de Cat fue Jennifer Ehle(Los Idus de Marzo, El discurso del Rey). Tiene la expresión más dulce que Michelle Farley, que ahora es nuestra Cat, porque a la otra se le presentaron “problemas de agenda”.

(Tamzin Merchant)
fanpop.com

Otro problemilla parecido hubo con Tamzin Merchant(Los Tudor), que no recuerdo bien si llegó a participar del primer piloto, pero que como sabemos, fue reemplazada por Emilia Clarke en el papel de Daenerys Targaryen. 


(La madre de Dragones)
michael-c-hayes.deviantart.com
 La mayoría estuvo de acuerdo con el cambio porque tildaron de feucha a la Tamzin, aunque si es por eso a la Lena y a Michelle también les pusieron unos peros parecidos, por no considerarlas suficientemente atractivas. En serio se han leído como tres libros mínimo para quejarse de eso?

au.thehype.yahoo.com
Mejor suerte corrieron Harry Lloyd ( Viserys ) y Jack Gleesson (Joffrey), de entrada el publico los odió, que era el objetivo, aunque también hubo quien objetó que el segundo no era lo suficientemente guapetón (es que tremendos padres…), y que si no fuera por la edad a Harry le hubiera quedado estupendo con diez años menos. Pues no sé. Suficiente castigo tiene Jack siendo abofeteado por gente loca, como para que yo también me una a eso de “no estás tan churro”. A Gethin Anthony (Renly) tal vez le objeto eso, pero el muchacho tuvo sus momentos.
(Brian Blessed)
starwars.wikia.com

Y si hay gente que se imaginó a Sean Bean como Robert, también hay quien pensó en actores un poco más macizos, como Brendan Gleeson (Harry Potter, Corazón Valiente) o Brian Blessed (Flash Gordon) para este papel. Me gustó Mark Addy, me sorprendió gratamente pues estaba acostumbrada a verlo en personajes más bien cómicos.

( Brendan Gleeson)
hotflick.net

Para el infame Petyr Baelish, se escucharon nombres como el de… esperen, esperen? En serio? Edmund … Edmund Blackadder (jeje, perdonen, tenía que mencionarlo por la imparcialidad y todo eso). Y  yo que pensé que mencionar a James Callis (Galáctica, astronave de combate) era descabellado.

(Edmund Blackadder)
contaminado-archive.blogspot.com

Con respecto a Peter Dinklage, leí mucho que era el mejor actor para hacer de Tyrion, me gustaría fingir que también creo lo mismo, pero como no conozco muchos actores enanos, pues no me arriesgo. Eso sí, a Pete lo conozco por actuar en una serie llamada “El umbral”, y no creo que haya incluido ese trabajo a su curriculum. De todos modos, la falta que hacía porque fue la primera opción del Martin. Pero para que vean que hice mi trabajo e investigué, hay quien pensó en alguien más para hacer de mi enano favorito y este era Danny Woodburn (Seinfeld).
nanduti.com.py

Y ya que hablamos de Lannister, hablemos de una buena vez de los Mellizos de Oro. Estos conforman el par más deseado de Poniente. Todos les quieren dar mimitos, y no es porque sean tiernos exactamente. Si en la vida real existieran serían el equivalente al Branjelina. Todavía hay quien tiene esos tórridos sueños. Más  yo opino que se verán bonitos, pero terriblemente aburridos como pareja. Así que divirtámonos con lo que tenemos a mano, que a mí me encanta y me sobra.
NOS VEMOS TAN BONITOS
Dicen que Lena Headey consiguió el papel de Cersei por ser amiga de Dinklage. Y después salen  con eso de que el amiguismo y el nepotismo es cosa del hemisferio sur, en fin. Bueno, dejándome llevar por mi imaginación, podría pensar que una Charlize Theron estaría perfecta para este papel, pero los productores tendrían que salir a mendigar para dar con el caché. Hay quien se ha lanzado por la Jodie Foster. A mí me parece que no le da tanto lo de malvada supersexy. Pero, tampoco la Lena es un dechado de curvas. 
(Caprica 6)
darkcarnival.co.za

La que sonó más fuerte y se sabe que participó en el casting fue Tricia Helfer, la inolvidable “Caprica 6”. Más de uno aulló de tristeza porque no fue la elegida. La chica actúa bastante bien, y eso de genio maldito murmurándote cosas al oído no le hubiera ido mal. Ya saben, Jaime necesita a quien culpar de sus pecadillos. Contra Lena lo que más se reprochó fue su in-exuberancia (acabo de forzar la palabra). Pero no me van a decir que no se ve hermosa cuando esta con todas sus galas en esos actos públicos donde tiene que ser “la Reina”. Le sale. Además muchos dicen que parece una Barbie cuando es Cersei. Así que… aprobada.
celebritywallpaperbase.com

Pero si tanta bulla se hizo al elegir a Lena, no se imaginan la que se armó cuando ya era un hecho que Nikolaj Coster-Waldau haría de Jaime Lannister, el Matarreyes.  Una vez comenté que la imaginación colectiva (femenina en su mayoría supongo) esperaba a alguien tipo Brad Pitt, Leonardo Di Caprio, Heath Ledger o uno más joven y vivo como Chris Hemsworth (esto ha aparecido hace poquito obviamente), un Adonis que nos convenza de perdonarle cuanta barbaridad se le ocurra. Algunos aventuraron nombres como el de Jared Padalecki (lo imaginan teñido de rubio?), aunque si me preguntan yo preferiría al “hermano” y no hay necesidad de teñirlo. También hay quien nombró a Kevin Mckidd, el Voreno de “Roma” (si Malena, ojos como platos). Me gustan sus piernasas, pero no es para tanto.
(Josh Holloway)
gossipcenter.com

El que sonó más fuerte fue Josh Holloway. De hecho hay algunas similitudes con Waldau. Pero no me parece a mi humildísimo entender un actor capaz de llevar sobre sus hombros la tercera, cuarta y quinta temporada. Estará de buen ver, pero conseguir quien actúe en serio es el problema. Y el danés es un profesional bastante respetado en su país, y luego de la fama que le ha llegado, se está proyectando internacionalmente.
metronews.ca

También, como Lena, recibió críticas por su aspecto. Que se lo imaginaban con risos rubios, con cara de “chulito”, con la nariz más pequeña… yo no me di cuenta de la nariz hasta que leí los comentarios, si seré despistada. Cuando lo vi la primera vez me dije: “este va a ser el muñequito” y ya.
Que lo de “encantador” le va. Eso sí, me desternille de la risa cuando leí que parecía Cyrano, o que tenía nariz de zapato. Que crueldad. También dijeron que le faltaba charmed. Eso lo vamos a ver en la tercera temporada, que será la prueba de fuego.

Eso es todo por ahora, todavía me falta un retazo.

VOTEN.

Les dejo un fragmento de una opinión vertida en un foro, donde Darth Syrio no muestra piedad con la elección de los Mellizos:

"Empecemos por el actor que hará de Jaime Lannister, el tal Nikolaj.  Tiene una nariz que es como un zepelín.  Yo le veo enfrentándose a todo el mundo cual Cyrano de Bergerac porque hacen chistes sobre su nariz (…) En cuanto a su hermana gemela  Cersei, que interpretará Lena Headey, pues he de reconocer que es guapa (…)En su caso echo en falta las famosas curvas de Cersei. Lena es más bien planita.  Si a Cersei se la describe como una mujer de pecho generoso, la actriz es tan generosa que ha donado su pecho". 


Los condenados Leones
(ya sufriran, wha-ha-ha)
alcanis-ivennil.deviantart.com


martes, 25 de diciembre de 2012

Qué le deseo a La Moza!!!


Brienne me cae bien.
Primero me gusta que tenga tantos apodos. Brienne la Bella, Brienne la Azul. La Doncella de Tarth, Moza…
La mayoría son despectivos. Y hacen tanto hincapié en el azul, que bueno, creo que ya entendí que en este cuento a ella le toca ser el “PRINCIPE AZUL”, uff, azul el vestido, azul el mar, azul sus ojos. Le gustaran la rosas azules tanto como a Lyanna? Las rojas ni de cuento luego del Connington.


Lo de Moza tiene doble sentido. En un principio, no entendí porque le molestaba tanto que le dijera así el Matarreyes. Por su juventud o porque buscaba humillarla (uy, claro que sí) con un mote que la dejaba en posición inferior? Pero Moza también significa en inglés pícara en el mejor de los sentidos, y mujerzuela en el peor. Ay, este niño, parece que escupiera caldo de ortiga cuando habla. Pero para ser justos le han dicho peores cosas a mi Brienne, como que era un” vivandera”, gracia esta del Randyll Tarly, caballero tan comedido. O eso de que era una puta directamente. Hombre, que hasta suena rimbombante lo de “puta del matarreyes”. Muy chic. Una ballesta y al infierno todos.


Siento simpatía por ella aunque no me siento identificada. Es que esta mujer es miel sobre ojuelas. Que yo en su lugar hubiera molido a patadas al Matarreyes en más de una ocasión. O mínimo le cortaba la lengua. Total, el muchacho iba a quedar igual de guapo y confortablemente callado…
Ya sé que soy sádica, pero es que a menos que demuestre usar la lengua para actividades más provechosas para la Moza no se a que tanto aspaviento.
Mentira, mentira, que me mato de la risa con las barbaridades que piensa y dice este muchacho. Aunque insisto que si tuviera el tallo cerebral de Tyrion le podría perdonar cualquier cosa. Muac muac. Ven aquí, mi niño, que todo lo que te hace falta es cariño.
Ahora bien, tanto he discutido su futuro, que me parece terriblemente injusto que no haga lo mismo con la Bri, y me dirán pues, que no importa si básicamente será el mismo. Es lo que piensa la mayoría, pero me he tomado el trabajo de armar esta ensalada, deteniéndome tiernamente a pensar que será de mi Moza, al recoger las impresiones y opiniones de los diversos foros y blogs que he visitado(al menos las que me llamaron la atención),  y por qué no, adornando con mis opiniones y exabruptos todo este devaneo.

1.       La Moza mata al Matarreyes.
Y así quedó el gancho entre Festín de Cuervos y Danza.
Porque mataría la Moza a Jaime? Por Pod y Hunt, cosa tan noble. O por no querer morir ella, pero esto en absoluto va con su carácter. A menos que ahora sea una zombie uuuhhhh, y no le importe hacerle un pequeño recorte a  Jaime, de unos cuantos centímetros craneanos.
Yo la preferiría viva, y le apuesto mis venados, porque a menos que el Matarreyes descubra como usar mas provechosamente sus hemisferios cerebrales en cuestión de combate, la veo muy negra para este blondie.

2.       El Matarreyes mata a la Moza.
En serio? Pues sí. Los argumentos esgrimidos por los anti-briennistas es que es una guerrera mediocre. Ay, vaya! Además está herida y deprimida a más no poder, y al Matarreyes le gusta mucho estar vivo. También cabe la posibilidad de que como es tan buena y tan mártir se deje matar por el muchacho.  Con lo traumado que está, lo quieren traumar más. Bueno, si es por eso, a la Moza le tocarían también largas horas de terapia.

3.       El Matarreyes es Azor Ahai renacido y la Moza Nisa-Nisa
Me la quieren matar de nuevo. Que tristeza! Esta ni me la imaginaba. Pero cada argumentillo que he leído en los foros que… en serio se imaginan a Jaime retorciéndole la espada a mi niña? Que mala onda. Por el otro lado también leí que podía ser al revés, y el retorcido seria el Matarreyes. Ay, me gustaría darle tanto protagonismo a mi Bri, pero se han pasado con esta.

4.       Tyrion se venga del Matarreyes a través de la Moza(que sí, que qué espanto que mi enano haga eso, es que lo fulmino).
Con esta teoría el gnomo ha cruzado para el lado oscuro totalmente.  Puro odio y venganza. Si sueña con matar al hermano…
La primera vez que me topé con esta teoría fue en un fic. Y me han matado. Ya sabemos lo que le pasó a la esposa de Tyrion, y que Jaime fue cómplice. Así que cha-cha-cha-chan… atrapa al Matarreyes y a la Moza por cuestiones del destino, y la manda violar por los inmaculados o por la partida de soldados que tenga más a mano. Ya sé que en el aire está eso de “podría perdonarle casi todo a su hermano”, pero en crueldad con esto le ganaron a Martin, toco madera.

5.       Cersei sobrevive(hierba mala nunca muere) y caza a su hermano y a la Moza. Diablos! otra vez la Moza  en problemas por el Matarreyes.
Vanidad, mi pecado favorito. A que la Cersei que es puro corazón les manda besitos a su hermanito bombón y a su cuñadita.
Puede que la mate, puede que se contente con torturarla lentamente whahahaha…
Daría buena excusa para retorcerle el pescuezo.
Han notado cuanto stress sicológico hay para estos muchachos?

6.       La Moza y el Matarreyes terminan juntos y felices, comiendo perdices y criando como conejos.
Me gusta esta teoría desde el punto de vista de que a la Bri le alivian la doncellez(yo dije eso?). Pero  sería un final tan Happy, que mejor lo dejamos para los fanfics. Qué pena.

7.       La Moza se casa con otro y se olvida del Matarreyes.
Ya saben, después de tanta derrota y tanto sufrimiento, la niña decide volver a su isla y le dice a su papi que le busque marido. Cosa más aburrida… o tal vez al fin encuentra alguien que pueda tumbarla, que se yo.
Del Matarreyes ni me acuerdo. Muac.

8.       Se casa con otro embarazada del Matarreyes.
Tengo muchísimos puntos feministas en contra, pero no son tan graciosos.
El Hunt es el principal afectado en esta situación, de hecho, si sobrevive, podría servir para el escenario 7 también.
Otra vez el cuadro de Punnet.  Más vale que Hunt tenga parientes rubios, porque la melena de león será la mar de bonita, pero nada fácil de explicar.

9.       Se vuelve a su isla.
Y ya, sin más, algo así como “se acabó la aventura, tengo una isla que gobernar” y cosas por el estilo.

10.   Se muere en el parto.
Si, ya sabemos de quien es el baby.
 No me gusta porque otra vez implica muerte de por medio y mas trauma psicológico.

11.   Se muere en el apocalipsis zombie.
Pero no antes de disfrutar los goces de la cama.
Esto está un poco mejor, pero no tanto.

Podría seguir así, infinitamente, pero me gustaría expresar mis deseos (que realmente no tengo la menor idea de cómo se van a cumplir), para la moza:

1.       Que no tenga que matar al Matarreyes.
Por qué? Si el niño se reivindicó con ella, pobrecito, por lo que se agradece que la Bri no tenga mis impulsos sádicos.

2.       Que a Cat y a Cersei se las lleve el viento.

3.       Que encuentre algo de love por el camino, por mas ocasional que este sea, y como me huele, el que está a mano es el Matarreyes, así que “PAREN DE SUFRIR”.

4.       A mi Tyrion le tengo fe, a Cersei no. Nada de ingeniosas escenas de celos.

5.       Y si se va a morir, please, que sea heroicamente, como ella quiere, en un campo de batalla, como en sus amadas canciones.


Es todo lo que tengo que decir.
Puse una encuesta sobre la relación de la Bri y Jaime, voten. No tengo premios, pero se agradece la colaboración.

lunes, 24 de diciembre de 2012

JO JO JO!!!


LES DESEO JUNTO CON MI ALTER EGO DESPEINADA FAVORITA

FELIZ NOCHE BUENAAAAA!!!!



Y FELIZ NAVIDAD!!!!!!

viernes, 21 de diciembre de 2012

Sobre adaptaciones literarias o el arte de reinventar historias. Parte IV (final): Donde Hasta JUEGO DE TRONOS puede ser nombrado.


Ufff, por fin he terminado! Parece que me he inspirado en la “tortuga” Martin. Esto solo iba a ser un post, luego me dije que iba a partirlo en dos, para no hacerlo tan largo… jajá. Ahora son cuatro.
Por cierto, que esto se ha convertido en algo muy parecido a un Grifo (esa invención griega mezcla de león y águila, con unos toquecitos de caballo y pez). Es decir, que esto ha mezclado en el caldero intenciones de ensayo, columna de opinión, crítica literaria y cinematográfica, reseña televisiva, recuerdos de infancia, cabreo a lo friki-fan-girl, etc. Esto solo es el inicio por mi laberinto divagatorio. La advertencia la he puesto allá arriba.

Y dicho todo esto, terminemos pues:

Mas o menos polémicas, las adaptaciones en la pantalla chica no son un suceso tan nuevo, y sus alcances, como en el cine, están relacionados con el gusto del público y el  éxito en ventas (muchas series fracasan a pesar de que los libros originales son reconocidos), además de los típicos problemas de presupuesto y de libertad creativa.
 La forma en que el seguidor  lector percibe una adaptación es una experiencia bastante más compleja con respecto al seguidor que ha descubierto la fuente original luego del impacto audiovisual. Ni que decir de aquellos que no sienten la necesidad de recurrir a esta veta literaria. Como dije antes, ahí en nuestras cabezas, no hay problemas de casting, de presupuesto ni de efectos especiales. Entonces a veces nos cuesta entender las elecciones que se nos presentan o el producto que pretenden vendernos.
Y ese es el principal punto referencia, lo que vemos es un producto, creado para convencer al público ( nosotros) de que se enganche con la historia y la “compre”. Aunque determinada serie sea buena, si los números de audiencia no cierran, el tiempo en aire es pérdida de dinero y esfuerzo.


Pongamos  como ejemplo a “KINGS”, serie de la NBC basada en ciertos textos de la Biblia (referentes a David). Fue una apuesta monumental, de presupuesto al menos, con Ian Mc´Shane  a la cabeza del casting, haciendo gala de cualidades interpretativas que conocíamos ya por “Deadwood”. El tono de la serie y el desarrollo narrativo ( el ritmo era muy lento, decían, a mi me parece que exageran con despreciar la lentitud, parece que andamos en tiempos de eyaculación precoz, con el perdón de la expresión), no agradaron al público y la serie fue cancelada al completarse su primera temporada.

(SEBASTIAN STAN)

 Las adaptaciones bíblicas pues no me llaman mucho la atención, porque en más de una ocasión me han parecido simplistas y miedosas, pero a mi humilde entender, esta tenía aspectos interesantes: línea de tiempo paralela, profecías, drama político, intrigas, traiciones, amores, Sebastian Stan…Pensándolo bien, parece que estuviera describiendo a “Juego de tronos”, exceptuando lo de Sebastian, por supuesto (siempre me cancelan al niño).
Pareciera que si no se pone todo mascado para el espectador del hemisferio norte, el fracaso es rotundo.


Ahora, en cuanto a adaptar historias más o menos conocidas, vemos que  se suelen recurrir a ciertos clichés o ideas generalizadas para satisfacer al público.  Aquí podemos hablar de “Helena de Troya”. Esta película/ serie de televisión que data del 2003, trata de presentarnos la historia desde la perspectiva de la Reina más hermosa de todos los tiempos; los griegos siempre han tenido obsesión por la belleza y los destinos trágicos. Aunque empieza prometedoramente, dado que la perspectiva es enfocada desde Helena, tratando de incluir aspectos de la mitología que se encuentran fuera de la "Iliada", tal vez sea esa fuerte imagen de Helena como heroína romántica incapaz de tener control real sobre su vida lo que hace que al final nos topemos con más de lo mismo. Helena aquí sigue siendo una pobre criatura, víctima de sus circunstancias, víctima de su belleza. Objeto de deseo y pieza de intercambio político, el eje argumental obviamente continúa siendo su romance trágico con Paris/Alejandro. La "Iliada" ya nos muestra eso, pero hay muchos aspectos de esta obra y del resto de la mitología que acompaña a Helena y a la Guerra de Troya que suelen ser omitidos, tanto en esta adaptación como en otras. Existe cierto hincapié en la representación edulcorada de estos amores adúlteros, y aunque aquí Menelao no es el villano(el esposo “coronado” siempre lleva las de perder en las adaptaciones), representan sus sentimientos hacia su esposa como mezquinos. Vamos, que el hombre la perdonó, y aunque haya sido por sus pechos bonitos, hay cierto merito en eso. Es Paris el que parece no querer devolver a su “muñeca” en la obra de Homero, y en ningún momento muestra actitudes para reconocer las desastrosas consecuencias de sus actos. Además muchas versiones indican que Helena tuvo más de un affaire en esos largos veinte años lejos del lecho conyugal. Así que…
De todos modos vale la pena echarle un vistazo a esta serie. James Callis (Galáctica, astronave de combate) es Menelao, y como siempre no tiene desperdicio. Ruffus Sewell tiene el papel de Agamenón…y sí, obviamente es el malo de la película , y realmente, lo mas disfrutable. Sewell es un actor impresionante, se te pone la piel de gallina cuando está parado en el puerto, esperando que los vientos sean favorables, buscando ser “escuchado” por los dioses, designios de por medio. Ah, y el reencuentro con su esposa, luego de la victoria… escenifica un planteamiento fresco, y por mi parte, bastante creíble.


En cuanto a adaptaciones más modernas no podemos dejar de nombrar a “Dexter”, “Sex and the city” o “True Blood”. La primera pertenece a Showtime, representando en la pantalla chica las aventuras y desventuras del sicópata creado por la pluma de Jeff  Lindsay. Por qué nos caerán tan simpáticos los sicópatas, no lo sé. El 2% de la población mundial se dice que lo es. No andan matando gente por ahí, ni con las buenas intenciones de Dexter, pero hacen de todo para salirse con la suya y dejarnos al resto como el bistec del menú. Por si acaso tengo cuidado de tratar bien a mis vecinos.
La primera temporada fue fiel al primer libro  “Darkly Dreaming Dexter”. A partir de la segunda temporada  los productores dieron vía libre a los guionistas para inspirarse a crear una versión propia tomando solo algunos elementos de las novelas. Hasta ahora al aire han salido siete temporadas. Por lo visto le han dado al público lo que este ha deseado.


Otro tanto  ocurre con “True Blood”, emitida por la HBO. La saga  Southern Vampire Mysteries fue creada por Charlaine Harris y a la fecha existen doce libros publicados. Con la serie comparte personajes, y algunos elementos de las novelas,  pero a grandes rasgos los hilos argumentales son diferentes, como ocurre con la serie de “Showtime”. Con cinco temporadas al aire, parece que los vientos también le son favorables.
En cada caso tenemos dos productos diferentes, pensados para un público de cierto modo diferente. Tenemos dos puntos de vista de una misma historia. Confuso o decepcionante?


Otra adaptación que ha irrumpido exitosamente gracias a la HBO es sin duda “Juego de Tronos”, basada en la saga inconclusa de G.R.R. Martin, “A song of ice and fire”. Me detengo dolorosamente en lo de inconclusa. Y me pregunto si habrá alguna otra obra que haya causado tal repercusión y tal polémica desde el anuncio de que sería llevada a la pantalla chica de la mano de la HBO. Cada detalle ha sido analizado, criticado, diseccionado y destrozado, desde puntos de vista muy diversos. La primera temporada fue alabada por la crítica y el público. Peter Dinklage incluso ganó un  Emmy por su soberbia interpretación de Tyrion Lannister… (ay como me gusta ese enano).


La segunda temporada fue recibida con expectación y la lluvia de críticas tampoco se hizo esperar. Los fanáticos conocedores de la saga literaria protestaron por los cambios impuestos a la serie, alegando que estaban pisoteando la obra de Martin. Se vertieron opiniones bastante duras, acusando a “Juego de tronos” de “parodiarse ” a sí misma y  de que estaba deformando personajes para adaptarlos a un concepto ajeno al que presentaban los libros pero que servía para vender  minutos al aire. Un alarido general se escuchó cuando se informó que la tercera entrega tendría aun más cambios. Mas? Cuáles? Me incluyo yo en el mar de fans sumergidos en la curiosidad e incertidumbre.
Seguirán dándole “palos” a la historia que conocemos por los libros? Habrá más vestiduras rasgadas por esos tortuosos caminos? Si las adaptaciones, alejadas  del contenido original, rehechas bajo una concepción más propia a los intereses de los productores y la misma cadena, le han funcionado a la HBO, qué futuro le espera a “Juego de Tronos”?
Teniendo en cuenta los problemas que tiene Martin para terminar su saga, siquiera para cerrar algunos arcos argumentales y presentar el volumen n° 6, no se puede culpar a  Weiss y Benioff de buscarle longevidad a la serie y crear de una vez un producto que se alimente de los libros, pero que no le sean imprescindibles, de crear, como ellos mismos lo indicaron, su propia versión de la historia.
Muchos han advertido que la obra de Martin quedara inconclusa. Algunos mas “optimistas”, opinan que la serie terminara antes que la saga literaria. Tendremos dos finales simultáneos o anacrónicos? Es que alguna vez llegara el invierno a alguna parte?
Esperemos a ver si nuestro “Juego de Tronos”  sobrevive como "True Blood", a sí misma, o se desploma bajo el peso de sus inmensas pretensiones.


lunes, 17 de diciembre de 2012

Sobre adaptaciones literarias o el arte de reinventar historias. Parte III: Adaptaciones a la TV. Cuentos de la mas tierna infancia y otras cuestiones no tan tiernas.


Las  adaptaciones de libros clásicos y best sellers a la pantalla chica son más numerosas de lo que uno puede imaginarse. La calidad de estos productos es bastante disímil, y los géneros  que estos  abarcan también. Desde caricaturas hasta fantasías épicas, la pobre caja boba nos ha estado introduciendo, a veces sin saberlo nosotros, a todo un mundo literario, que en más de una ocasión poco tiene que ver con lo que nos presenta a simple vista.


De mi niñez, llena de animes, recuerdo claramente dos versiones que endulzaron mis tardes antes de toparme con esferas, dragones y monstruos de bolsillo. La primera fue la adaptación japonesa de las novelas de la suiza Johanna Spiry, que tenían como protagonista a la pequeña Heidi. La historia fue publicada a finales del siglo XIX, llevada al cine en la piel de Shirley Temple en las primeras décadas del siglo XX, y convertida en serie animada en 1970.  Más de veinte años después cantábamos en la escuela “Abuelito dime tú…” a coro. Claro que mis compañeros se las arreglaron para crear su propia versión (nada tierna) del tema, mas pronto de lo que uno pudiera imaginarse.


El otro animé japonés basado en un libro fue el de “Mujercitas”, de Louisa May Alcott. La serie se estrenó en los 80, y si no mal recuerdo toma algunos elementos de “Aquellas mujercitas”, que es continuación de la primera novela. También existen varias versiones fílmicas, la más reciente de 1994, con Winona Ryder como Jo.

Cuando el libro llegó a mí en la adolescencia me di cuenta que habían edulcorado (eso puede ser posible???) un poquito el personaje de Laurie, el vecino amable de al lado. La Alcott lo había descrito algo más caprichoso y voluble de lo que me imaginaba. Pero el resto se asemejaba bastante.
Mis favoritas eran Jo y Beth. Ah, la cabeza dura de Jo era todo un deleite. Si me preguntan, de las novelas, la mejor es la primera “Little women”. Hay mas ternura, y ciertamente menos patetismo que en la siguiente.


Una autora clásica de novelas policiacas es sin duda Agatha Christie. Hércules Poirot es uno de los personajes más conocidos  de su obra, y en 1989  también tuvo su propia serie de televisión, durando más de diez temporadas! David Suchet encarnó al detective belga en “Agatha Christie´s Poirot”, una serie bastante entretenida, donde no faltaba  Arthur Hastings, el buen y tonto hombre que hacía las veces de Watson en esta saga.  “Navidades trágicas” o “Navidades sangrientas”  es uno de los mejores capítulos. Es algo difícil encontrar todas las temporadas, pero nos asegura al menos un buen entretenimiento. Christie no es de mis autoras favoritas, de hecho, a veces me parece demasiado simplista en la creación de sus personajes, y en contrapartida, trata de enredar demasiado la trama para darte la sorpresa final. Pero para los que se inician en la lectura no está mal echarle un vistazo a sus libros.

AGATHA CHRISTIE

STEPHEN KING

Otro autor renombrado es Stephen King. Sus libros se han llevado a la pantalla grande y a la chica por igual. “Carrie”, “El resplandor”, “ Misery”,” Rose Red”,  por citar algunos ejemplos. Una serie regular que duró seis temporadas fue “La zona muerta”, basada en la novela homónima de este autor. Quien leyó la novela, y es seguidor de S. King, tal vez debería abstenerse de iniciar la serie. Lleva muy decorosamente la etiqueta de “ADAPTACION LIBRE”, así que si esperan encontrarse a uno de esos personajes atormentados que rayan en la locura Kingniana, se han equivocado. La historia es menos oscura y le infiltraron un drama romántico y familiar digno de Warner Channel. 


Anthony Michael Hall encarna a Johnny  Smith,  el protagonista de la serie,  un profesor de secundaria que a raíz de un accidente queda en coma, y al despertar descubre que su vida ha cambiado y que tiene poderes síquicos. Bueno, de entrada ni el libro ni la serie nos da mucho material al que asirnos, pero que mas, es Stephen King. En la novela los poderes acarrean al protagonista tormentos y presagios apocalípticos, que se vuelven el eje argumental ¿Si supieras quien es el responsable del Armagedón, que harías para detenerlo? Ahí cambia la cosa. En la serie esta trama es más sutil, al menos en las primeras temporadas. A diferencia del libro, Johnny tiene un hijo, amigos, entre quienes está el enfermero Bruce, que lo ayuda en su rehabilitación, y que fue creado solo para la ficción televisiva. No es el héroe solitario. No sufre de la degeneración física que acompaña a sus poderes y obsesiones, como en el libro. Tiene varias relaciones amorosas. Y lo hacen revotar en la misma historia trillada del triangulo ex –novia/marido/amigo de la familia, durante cada temporada. Cuando pensabas que el caso estaba cerrado, paf, aparecía de nuevo, como un dolor de espalda.

Lo interesante, que cabe destacar y rescatar, es que exploraron líneas de tiempo paralelas(cosa que no se da en el libro), indagando sobre el alcance que tiene conocer el futuro en las decisiones humanas. Existe el destino, como una fuerza determinista inamovible? O es posible cambiar lo que nos depara, por potestad del libre albedrío o la incierta Teoría del caos? Una lástima que en las dos últimas temporadas se desbarrancaron, abortando cualquier oportunidad de terminar con un argumento creíble. Pero bueno, si ordenamos papas fritas, no esperamos que nos entreguen filete, verdad?

Me han quedado otras series en el tintero!

Así que continuaré con esto en la próxima entrega.

Dejo un fragmento de “Mujercitas”, de Louisa May Alcott, para despedirme:

“-¿Cómo está su gato, señorita March? -preguntó el chico, tratando de permanecer serio, aunque la alegría le brillaba en los ojos.
-Muy bien, gracias, señor Laurence; pero yo no soy la señorita March, soy simplemente Jo -respondió la muchacha.
-Ni yo soy señor Laurence, soy Laurie.
-Laurie Laurence. ¡Qué nombre más curioso!
-Mi primer nombre es Teodoro; pero no me gusta, porque los chicos me llaman Dora; así que logré que me llamaran Laurie en lugar del otro.
-Yo también detesto mi nombre; ¡es demasiado romántico! Querría que todos me llamaran “Josefina" en lugar de Jo. ¿Cómo logró usted quitar a los chicos la costumbre de llamarle Dora?
-A palos.
-No puedo darle palos a la tía March, así que supongo que tendré que aguantarme.” 

martes, 11 de diciembre de 2012

Sobre adaptaciones literarias o el arte de reinventar historias. Parte II: El cine. Desde los talones del portentoso Aquiles hasta las barbas de Faramir!


 El cine ha tenido como nodriza a la literatura, y no puedo alegar que haya sido su madre, porque este título lo lleva a cuestas la “Imagen”, como genio seductor y maldito. El lenguaje visual no necesita palabras. 
Partiendo de esta premisa, podemos hablar entonces no del impacto que el lenguaje literario tiene en  el lenguaje cinematográfico, sino al revés.
Cuántos de nosotros no hemos sido arrastrados a las salas de un cine con la sola idea de ver plasmados en carne y hueso aquellos personajes que leímos en determinada obra  y dotamos de vida en nuestra imaginación?  O por el contrario, huimos despavoridos ante la posibilidad de que aquello que la pantalla grande nos ofrezca no llene nuestras expectativas, o destruya los aspectos que consideramos  esenciales para la construcción de la historia. En pocas palabras, queremos que nos cuenten la historia como la vimos en nuestra cabeza, no como la idearon los directores, productores, guionistas, actores, etc.  Queremos el pastel y el merengue. Que el pobre ser humano al que le pagan por ser el personaje principal sea exacto al que nos presenta la obra original, que diga las mismas cosas, que camine, que coma, que sueñe, todo igualito, para nuestra delicia y fascinación. 


Cuando una obra es poco conocida, el impacto de la adaptación puede ser acompañado de una tímida repercusión en el público masivo, dependiendo de que tanto éxito tenga  ésta. Ahí vemos el otro lado de la moneda, como el cine nos acerca a ese mundo literario donde imágenes son palabras y estas palabras sensaciones, emociones y sentimientos. Es más que probable que cuando “El Señor de los Anillos” hizo su aparición de la mano de Peter Jackson, millones de personas en todo el mundo se pararon a preguntarse qué diablos era eso, y luego compraron los libros. Los descendientes de Tolkien andarán saltando en una pata. Yo por lo menos así estaría.
 Ésta obviamente no fue la primera adaptación de la obra de Tolkien, pero si la que puede decir a bocas llenas que la masificó. Yo leí las obras después de la primera película. Quedé conforme realmente solo con la primera. Y por qué? Ajaja! Porque mi imaginación quijotesca ya había construido toda esa Tierra Media que faltaba por contar, esos personajes que no habían aparecido aun, cada gesto que todavía no había sido actuado. No me imagino como los fanáticos de la primera línea se habrán tragado todo este fenómeno, pero dudo mucho que lo hayan hecho con delicadeza y moderación. Ni yo lo haría.
Recuerdo por ejemplo que quedé compungida al conocer a  la Eowyn de la trilogía. Yo me imaginaba a una princesa de hielo, capaz de impresionar al mismísimo Aragorn y compararse en belleza a la elfa Arwen, y si bien Miranda Otto nos presentaba a una chica más decidida y acorde con los tiempos modernos (esas metáforas del libro sobre jaulas me parecieron empalagosas), Liv Tyler le ganó por goleada.

(Faramir)

Y aquí mi mayor punto de protesta, esa que me descarna como terrorista fanática esquizoide cuando tocan aquello que es sagrado para mí. Como diablos se les ocurrió hacer eso con MI Faramir? Ah,  que se le perdona la barba y la melena rubia, pero no eso de corromperlo.  Ni Jackson pudo explicar bien que se le paso por la cabeza, o a su equipo creativo. O bueno, nadie les prestó mucha atención.
Claro que globalmente, la adaptación es estupenda. De una belleza estética insuperable. Pero quien le dice eso a nuestra imaginación? Allí no hay problemas de casting o de presupuesto o de efectos especiales.


El arte cinematográfico nos han acercado grandes clásicos de la literatura. A veces los personajes  han trascendido, creando su propia mitología y opacando incluso la obra que le dio nacimiento, y casi siempre a su autor. Díganme. Cuanta gente conoce a Margaret Mitchell? MMM, y a Scarlett O´Hara? Más o menos? “Lo que el viento se llevó.”? Esta sí, verdad? Que es una película muy romántica llena de gente con vestidos antiguos, y hay guerra e infidelidades y cosas muy culebronescas y la mar de entretenidas, bueno, eso me han dicho. Mitchell escribió esta novela y ganó un Pulitzer con ella, pero casi nadie se acuerda de que la pobre mujer existió o de que la novela es un fresco histórico alabado por la crítica.


Otro que fue devorado por la fama de su criatura fue Sir Arthur Conan Doyle. El inefable y nunca bien ponderado Sherlock Holmes, que nunca dijo “elemental, mi querido Watson”, ni usaba gabardina a rayas ni ese sombrero raro (y conste que esto no es culpa del cine nada mas), se tragó a su creador, incluso antes de llegar a la gran pantalla. Como dicen trilladamente, con las adaptaciones cinematográficas, el mito se volvió leyenda, y hoy nadie se acuerda ya de los títulos de los cuentos o las novelas sobre este detective. Solo nos acordamos de su pipa.


Ah, y por último, pero no menos importante, hablemos de un clásico como Homero. Y no, no es ese de la tele. Este Homero escribió (según parece) dos monumentales obras de la mitología griega: La Ilíada y la Odisea. No se sabe si este hombre existió, o si fueron varios hombres. Pero nos dejó como legado a la bella Helena, a Héctor, a Aquiles, a Paris, a la Guerra de Troya. Nos dejo material para infinidad de novelas y adaptaciones. Nos dejó también a Ulises, pero su historia siempre fue tratada en menor medida. No sabemos bien que pasa con Helena después de la guerra, pero sabemos que los troyanos pierden, Paris, Héctor  y Aquiles se mueren, y nos pasamos horas pensando que a quien se le ocurre armar tanto desastre por una chica. Y eso sin haber leído jamás ni una sola línea del Homero!

Debí haber empezado al revés el subtitulo del post, pero quedaba mejor así.

En la siguiente entrega hablaré sobre las adaptaciones a la pantalla chica.

Les dejo un fragmento del “Señor de los Anillos.”
“¡Pero no temas! Yo no me apoderaría de esa cosa ni aun cuando la encontrase tirada en la orilla del camino. Ni aunque Minas Tirith cayera en ruinas, y solo yo pudiera salvarla, así, utilizando el arma del señor oscuro para bien de la ciudad, y para mi gloria. No, no deseo semejantes triunfos, Frodo hijo de Drogo.”
Faramir

sábado, 8 de diciembre de 2012

Sobre adaptaciones literarias o el arte de reinventar historias. Parte I: De la palabra articulada a la escrita.


El arte, manifestación del alma humana,  ha sido testigo del largo y tortuoso camino que hemos recorrido como especie en la búsqueda de identidad y de motivación existencial en un universo tan vasto, y tan misterioso que apenas hemos logrado acariciar con el roce de nuestra imaginación y los fugaces rasguños de la ciencia.
Cuando era adolescente me sentaba a mirar estrellas y a dibujar las constelaciones que tenía en un mapa de enciclopedia con un solo dedo sobre el cielo aterciopelado, salpicado de diminutos astros brillantes. Me imaginaba historias, con todos esos nombres míticos en mi cabeza,  sin detenerme a pensar que desde los albores de la existencia, miles de seres ya se habían plantado a mirar el cielo nocturno y contar historias y nombrar a las estrellas con los mitos que yo reinventaba, mapa en mano, siglos después.
Antes de que la tradición oral se plasmara en escritura cabe suponer que todas las historias surgidas en un mismo hecho eran totalmente diferentes, basadas en el punto de vista de quien transmitía la historia. Al plasmarse aquello que la voz decía en palabra escrita, se logro en cierto modo estabilizar los detalles esenciales de la historia contada y también su perduración. No obstante esta formalización por decirlo de alguna forma del arte literario no impidió que hechos creados por inspiración colectiva fueran recreados bajo concepciones más individuales.


Cuando los Hermanos Grimm recopilaron las leyendas y mitos, de pura tradición oral en un libro, no habrían de imaginarse el fenómeno que estarían impulsando(de la oral a la escrita, de la escrita a la cinematográfica años después).  Cuentos escabrosos en un principio, que conectaban con la mitología de culturas tan impensadas y distantes como la china, e ideada  para un público adulto habrían de ser “adaptadas ” para uno más infantil. Esta adaptación implicaba inevitablemente un cambio, un cambio de algo que ya estaba definido, a otra cosa similar, y a la vez divergente.


En el hermoso libro de Umberto Eco “El nombre de la Rosa”, este autor nos hunde en las profundidades de un cuento que parece policiaco, pero que es mucho más que un paseo por misterios, detectives e historias de abadías. Nos habla de una edad oscura, nos confunde a propósito con las fechas, sabemos o pensamos que leemos una historia basada en un manuscrito perdido, una historia que es de otra persona, y aunque el mismo autor nos advierte, decidimos caer en su juego. Nos habla de los copistas de la edad media, de esa infructuosa (pensamos) tarea de calcar lo que otros ya han hecho. Pero esa introducción lo que nos hace es obligarnos a pensar en la literatura y en que tanto se crea o se recrea a sí misma, que tanto no es Sherlock o Watson ese par que se empeña en desenredar la maraña de asesinatos que leemos, conforme avanzamos en la trama? O esa iniciación del novicio en los goces del amor, cuando descubre que ante algo tan nuevo para él, tan genuino, no puede más que utilizar aquello que ha aprendido, que le han enseñado bajo otro rigor?
Al final del libro el autor original(o el que creemos es el autor) nos confiesa que no sabe muy bien qué cosa es suya. En qué punto su creación, puede llamarse como tal, invención pura de su imaginación, y en qué momento no es más que la reinvención de historias  que han estado allí siempre.
Entonces puede decirse que es el estilo del autor, como una firma de su personalidad, lo que vuelve original una historia? Shakespeare tomó temas más que conocidos en su época para escribir sus obras, no solo temas históricos o leyendas, también muchos problemas cotidianos y existenciales que describía con tintes poéticos para dotarlos de belleza estilística. Reinventaba o creaba?
Y aun hoy, las novelas que leemos, las historias  que soñamos, no son todas las mismas en ese inmenso laberinto borgiano  donde nos perdemos buscando la salida o la respuesta?
Somos creadores o criaturas, somos invención o adaptación de nosotros mismos?